miércoles, 16 de noviembre de 2016

13:08:00
CIUDAD DE MÉXICO, 16 de noviembre de 2016.- El Juez Décimo Segundo de Distrito en procesos penales federales en la Ciudad de México dictó auto de formal prisión en contra del exmandatario panista Guillermo Padrés Elías, quien llevará el juicio por defraudación fiscal y lavar 8.8 millones de dólares.

En las próximas horas, también se definirá la situación legal de Guillermo Padrés Dagnino, hijo mayor del exgobernador de Sonora, quien también figura en la investigación de la Procuraduría General de la República debido a que su padre realizó transferencias electrónicas a una cuenta bancaria a su nombre.

Los cargos fueron presentados bajo el viejo Sistema de Justicia Penal, por lo que Padrés, no alcanza fianza al ser considerado un delito grave, sin embargo, puede solicitar una medida cautelar para llevar el proceso fuera de prisión.

Un juez federal dictó auto de formal prisión al ex Gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, en el caso donde le imputan defraudar al fisco y lavar 8.8 millones de dólares.

La acusación presentada por la Procuraduría General de la República (PGR), indica que el exmandatario estaría involucrado en operaciones para lavar 8.8 millones de pesos.

La orden de aprehensión contra el ex mandatario, girada el pasado 20 de octubre por el Juez Decimosegundo de Distrito de Procesos Penales Federales, por el delito de Defraudación Fiscal Equiparada, ilícito en el que se busca establecer si hubo colaboración de Guillermo y su hermano Miguel Padrés, el empresario Francisco Monreal González, así como otras personas.

Tras la resolución del juez, el exgobernador sonorense se encuentra a disposición de las autoridades del Reclusorio Oriente.

En el año 2011, según las pruebas presentadas por la PGR, Guillermo y Miguel Padrés, habrían ideado una estrategia financiera para “lavar” dinero, a través de un esquema de inversión en recursos minerales.

Con ayuda de un notario público en Sonora, habrían logrado simular diversos documentos en los que se establecieron compromisos de inversiones millonarias a favor de la empresa “MINERA SWF”, para la exploración y explotación de un predio minero denominado “SHIRLEY”, por un monto de 7.8 millones de dólares.

El predio “SHIRLEY”, se encuentra en los linderos del “Pozo Nuevo”, y el “Derrumbadero”, propiedades de la familia Padrés.

Entre las investigaciones que se le realizan a Padrés, se encuentran carpetas por los delitos de delincuencia organizada, lavado de dinero y evasión de impuestos.

Derivado de las operaciones ilícitas que se le imputan, las autoridades federales han estimado que la riqueza del expanista, alcanza los 288 millones de pesos, cifra muy por encima de la calculada al arranque de su gobierno en Sonora, momento para el que se le atribuía un patrimonio de apenas 2 millones de pesos.

Cabe mencionar que tras dos años de investigaciones por parte de las autoridades de la PGR, Padrés determinó entregarse ante un juez para responder por todas las acusaciones en su contra, siendo detenido de manera preventiva ese mismo día en los juzgados del Reclusorio Oriente, ubicado en la Ciudad de México. (Excélsior / Reforma)