martes, 15 de noviembre de 2016

22:23:00
Pedro Echeverría V.

1. Me imagino a Trump respondiendo cualquier ocurrencia o tontería (riéndose en su interior), poniéndole los pelos de punta a los que están haciendo negocios multimillonarios de todo tipo. Remarca Trump por ejemplo: “Si México y Canadá no aceptan renegociar nuestras propuestas en el TLCAN, EEUU se saldrá de él. De manera inmediata respondió el secretario de Hacienda: “Nadie va a destruir el valor construido por los tres socios que integran el bloque” y, sobre el mismo tema, el Presidente de EEUU Barack Obama, advirtió que “terminar acuerdos comerciales tiene consecuencias, y no es tan fácil”. ¿De dónde le salió esa radical declaración de Meade si el estilo de los presidentes mexicanos y sus gobiernos han sido siempre de adulación?

2. El presidente Peña Nieto por su parte señaló en Puebla “la actuación que tendrá México frente a los cambios globales y en la relación con Estados Unidos, se guiarán “por un enorme pragmatismo”. Tras lanzar la convocatoria la Unidad Nacional Frente a los Desafíos, subrayó que la postura del país partirá de tres principios básicos, como la defensa de la soberanía, del interés nacional y la protección de los connacionales en el extranjero. “Nuestro destino depende de nosotros mismos”. El nuevo capítulo que se abre en la relación México-Estados Unidos, ha generado una constante de incertidumbre, frente a lo cual el gobierno seguirá reivindicando el diálogo como la forma de alcanzar los mejores acuerdos y la mejor relación. Trump los obliga a zurrase de miedo.

3. Con más de dos meses antes que Trump tome posesión de la Presidencia de EEUU, Peña Nieto –ante su evidente desprestigio e ingobernabilidad, llama a la “unidad a toda costa”- señaló que “hay que dejar a un lado intereses partidarios y particulares para priorizar el interés nacional ante el entorno internacional. Los mexicanos “debemos convertir el reto en oportunidad y hacerlo con determinación y enorme confianza en nosotros”, en una lógica de una gran unidad nacional. Es la oportunidad de Peña para pedir una nueva firma del Pacto por México y para los partidos paleros exigir más presupuestos para ellos, así como más cargos. ¿Qué tal si es la gran oportunidad para la proclamación del trumpista Videgaray como si fuera el Ave Fénix que regresa por sus fueros? (15/XI/16)

(N. de la R.: La imagen incluida al principio de este artículo es una parodia)