jueves, 22 de diciembre de 2016

10:21:00
MOSCÚ, Rusia, 22 de diciembre de 2016.- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha acudido al velatorio del embajador ruso en Turquía, Andréi Kárlov, asesinado el lunes cuando inauguraba una exposición fotográfica en Ankara. Este jueves se celebra el funeral en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, en Moscú, al que han acudido también políticos y diplomáticos del más alto orden, como el primer ministro, Dmitri Medvedev, y el jefe de la diplomacia, Serguei Lavrov.

Putin en el funeral de Kárlov, este jueves en Moscú. (REUTERS)

Putin ha depositado un ramo de rosas rojas a los pies del féretro y se ha sentado entre la viuda y el hijo del diplomático asesinado, para conversar con ellos. El mandatario, que aplazó un día la rueda de prensa anual que debía dar este jueves, no ha intervenido en el velatorio y se ha retirado poco antes de que acabara. El miércoles, Putin concedió a Kárlov de manera póstuma el título de Héroe Rusia, la máxima distinción del país, que ha calificado el asesinato del embajador como "una provocación destinada a abortar la normalización de las relaciones ruso-turcas y torpedear el proceso de paz en Siria".

En el funeral, el rector de la Universidad de Relaciones Internacionales de Moscú, Anatoli Torkunov, ha recordado que la tragedia del lunes es la cuarta vez en la que un embajador ruso o soviético pierde la vida en comisión de servicios. El responsable de Derechos Humanos de la cancillería rusa, Konstantín Dolgov, ha exigido justicia tras el crimen. "Andréi Kárlov era un profesional y una persona brillante. Entregó su vida al servicio diplomático. Todos los culpables en este crimen, en este acto terrorista que no tiene justificaciones, deben ser encontrados y castigados" ha dicho.

Tras el velatorio, el féretro ha sido trasladado a la Catedral de Cristo Salvador de Moscú, el principal templo ortodoxo del país, donde el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kirill, oficiará una misa en memoria del diplomático asesinado.

El embajador ruso fue tiroteado ante las cámaras de televisión por un policía turco de 22 años de edad durante la inauguración de una exposición de fotografías y falleció poco después en un centro médico de Ankara. El asesino, que mientras disparaba contra el diplomático gritaba "No se olviden de Alepo, no se olviden de Siria", fue abatido por efectivos de las fuerzas de seguridad turcas. (El País)