jueves, 22 de diciembre de 2016

17:34:00
CIUDAD DE MÉXICO, 22 de diciembre de 2016.- Autoridades de Yucatán defenderán que la entidad esté libre de transgénicos ante controversia de Peña con SCJN para anular veto.

El presidente Enrique Peña Nieto pidió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) anular un decreto que prohíbe los cultivos con organismos genéticamente modificados (OGM) en el estado de Yucatán.

El pasado martes 13, Humberto Castillejos, consejero jurídico de la Presidencia, promovió una controversia constitucional para solicitar la invalidez del decreto impulsado por el gobernador priista Rolando Zapata Bello y promulgado el 26 de octubre, con el que se declara a Yucatán “zona libre de cultivos transgénicos” y ordena la promoción de los cultivos orgánicos.


Un ministro de la Corte admitió a trámite la controversia dos días después, pero se negó a conceder una suspensión para frenar el decreto de Zapata Bello mientras se tramita el juicio, de acuerdo con información difundida por el diario Reforma.

Con el decreto, el mandatario yucateco habría invadido atribuciones del Congreso de la Unión, que reguló el tema desde 2005 mediante la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, cuya aplicación corresponde a dependencias federales.

Zapata emitió el decreto para proteger a los apicultores de Yucatán, que desde hace años han interpuesto amparos contra la soya transgénica.

La intervención de la SCJN en el caso sólo servirá para aclarar cuáles son los límites de las atribuciones de los gobiernos locales en el tema de transgénicos –si es que tienen alguna–, sin hacer pronunciamientos sobre las polémicas científicas y ambientales que genera el uso de este tipo de semillas, destacó el diario.

Los litigios contra el cultivo de soya transgénica se han registrado desde 2011, cuando la Secretaría de Agricultura –que es la autoridad facultada por el Congreso–, autorizó a la empresa Monsanto liberar soya transgénica en 253 mil hectáreas de Yucatán, Campeche y la planicie Huasteca.

Según apicultores, la siembra puede afectar la producción de miel, porque las abejas polinizan la flor de soya y transportan ese polen transgénico a la miel. Ante el temor de que la miel fuera rechazada en Europa, uno de sus principales mercados, promovieron amparos contra el permiso a Monsanto.

En noviembre de 2015, la Segunda Sala de la Suprema Corte anuló el permiso a Monsanto, pero no por considerar que los transgénicos son nocivos para la salud, sino sólo porque la Sagarpa no respetó el derecho de consulta previa a las comunidades indígenas.

La Corte, además, acotó el alcance del amparo “únicamente a las comunidades donde radican las personas físicas quejosas” en siete municipios, no a todo el territorio de Yucatán.

Según el decreto, Sagarpa ya ha autorizado la liberación comercial a Monsanto en un millón 56 mil hectáreas en Yucatán. (Proceso)