lunes, 14 de noviembre de 2016

21:53:00
MÉRIDA, Yucatán, 14 de noviembre de 2016.- El director de Desarrollo Urbano, Aref Karam Espósitos informó que, desde junio pasado, los representantes de la operadora del hotel “Mansión Lavanda” han incurrido en la violación de normas federales y municipales, así como la ruptura de sellos de suspensión de obra en por lo menos cuatro ocasiones, lo que motivó denuncias penales en los ámbitos estatal y federal.

Karam Espósitos explicó que la denuncia municipal fue interpuesta por la dirección de Gobernación Municipal el 7 de septiembre pasado, ante la Agencia Mixta N. 3 con número de expediente M3/002390/2016, por la violación de los sellos de suspensión de obra debido a que se realizaron en el interior del inmueble sin tener la licencia de construcción correspondiente.

La última clausura realizada el sábado pasado fue porque los operadores de ese hotel carecen de licencias de funcionamiento para operar como un centro de hospedaje y además como restaurante.

Los operadores del hotel "Mansión Lavanda" han roto sellos de suspensión de obra en por lo menos en cuatro ocasiones.

Además de la denuncia municipal, en septiembre pasado, por la violación de los sellos, el INAH preparó otra denuncia penal pero federal, misma que ya interpuso ante la PGR por el daño al patrimonio cultural de la ciudad.

El INAH ha ordenado la suspensión de la construcción e impuso multas a la firma inmobiliaria que opera el hotel porque no tenía permiso para la intervención y porque dañó parte de la arquitectura en la habilitación como centro de hospedaje. Además la dependencia federal detectó que al edificio se le construyó un piso más para albergar habitaciones en violación a los ordenamientos federales sobre monumentos considerados como patrimonio histórico.

Karam Espósitos dijo que los operadores o propietarios del sitio han interpuesto varias  demandas de amparo ante los Juzgados  1º, 3º. y 5º. de Distrito contra la Dirección de Desarrollo Urbano por haber realizado una inspección y suspensión respecto del predio, alegando que únicamente se realizaban trabajos de limpieza en una casa habitación, cuando en realidad lo que se realizó fueron trabajos de construcción para habilitar un hotel y un restaurante, en ese predio con valor patrimonial.

Estos amparos no han procedido ya que los operadores no lograron probar sus alegatos.

Manifestó que la autoridad municipal no está en contra de la promoción de nuevas fuentes de empleo siempre y cuando se sigan los cauces legales. 

Recordó que desde la primera clausura se acercó a la dirección de Desarrollo Urbano un representante del hotel y se le explicó exactamente qué es lo que tenía que hacer, pero en vez de cumplir, siguió construyendo sin permisos.

Por último, recalcó que en la última operación de clausura funcionarios de la Dirección de Turismo y Promoción Económica reubicaron en otros hoteles de la ciudad a los turistas que estaban hospedados en el establecimiento que fue cerrado.