lunes, 14 de noviembre de 2016

20:05:00
WASHINGTON D.C., 14 de noviembre de 2016.- El presidente Barack Obama salió hoy al paso de la amenaza de Donald Trump de renegociar o abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y aseguró que no es un proceso tan simple como parece.

“Una vez que gobiernas (...), solo para eliminar acuerdos comerciales con México, por ejemplo, hay que tomar en cuenta que hay una cadena global de suministro”, advirtió el mandatario en su primera rueda de prensa desde las elecciones del 7 de noviembre.

De acuerdo con Obama, el próximo gobierno debe entender temas tan simples como el que los fabricantes de automóviles estadunidenses que estaban a punto de cerrar, siguen funcionando y emplean a más personas gracias a que pueden traer sus piezas desde México.

“Así que no es tan simple como parece”, insistió Obama.

“¿Tengo preocupaciones por la presidencia de Trump? Absolutamente”. En su primera rueda de prensa tras las elecciones del 8 de noviembre, Barack Obama fue directo al grano. Antes de viajar a Grecia, Alemania y Perú, el presidente de Estados Unidos habló de sus temores y de los límites que los acuerdos ya firmados impondrán a Donald Trump como presidente. (AP)
A lo largo de su campaña presidencial, Trump resaltó la necesidad de renegociar el TLCAN, y amenazó con abandonarlo en caso de no lograr una renegociación satisfactoria.

El Artículo 2205 del acuerdo permite a cualquiera de las partes abandonarlo, previa notificación por escrito con seis meses de anticipación, en cuyo caso el acuerdo continuaría vigente para las partes restantes.

El gobierno mexicano respondió que estaba dispuesto a considerar la modernización del acuerdo, que entró en vigor en 1994, si existía anuencia de los tres países firmantes.

Apenas la semana anterior el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, un abierto defensor del libre comercio, declaró estar dispuesto a renegociar el acuerdo.

Durante la rueda de prensa, Obama defendió asimismo el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), aunque reconoció que no ha sido exitoso en convencer a los estadunidenses sobre los beneficios del pacto que aglutina a 12 países miembros, incluidos México y Canadá.

“Ese es un argumento difícil de hacer cuando la gente recuerda el cierre de plantas y la salida de empleos al extranjero”, dijo Obama.

El liderazgo republicano del Senado advirtió la semana pasada que la ratificación legislativa del TPP no será votada en la sesión extraordinaria del Congreso, antes de la toma de posesión de Donald Trump el 20 de enero. (Notimex / Clarín)