domingo, 13 de noviembre de 2016

17:02:00
WASHINGTON D.C., 13 de noviembre de 2016.- A sus 93 años, el ex secretario de Estado y asesor de seguridad nacional de Estados Unidos Henry Kissinger sigue siendo una voz escuchada e influyente en el mundo de las relaciones internacionales y de la política de su país. Todos los presidentes, desde Richard Nixon hasta Barack Obama -independiente de su afiliación política- han escuchado e incluso aplicado muchos de sus consejos.

El experimentado diplomático y académico se mantiene activo con la publicación de libros y dando charlas a lo largo del mundo. Por ello, tras los resultados de la elección presidencial del martes pasado, la revista estadounidense The Atlantic decidió entrevistarlo para conocer su reacción sobre el triunfo de Donald Trump en los comicios del martes pasado y su visión sobre los desafíos que enfrentará el presidente electo de Estados Unidos.

Meses antes, la misma revista también había conversado con él sobre el candidato republicano, los efectos que podía producir su llegada a la Casa Blanca y en especial su relación con China. A continuación entregamos parte de esos extensos diálogos mantenidos por el periodista Jeffrey Goldberg antes y después de la elección presidencial.

Henry Kissinger, ex secretario de Estado y asesor de seguridad nacional: “El fenómeno Trump es una reacción de la clase media de Estados Unidos al ataque a sus valores”. Enlace a la entrevista en The Atlantic.

¿Está sorprendido con el resultado de la elección?

Pensé que ganaría Hillary.

¿Qué significa esto para el rol de Estados Unidos en el mundo?

Bueno, nos podría permitir establecer una mayor coherencia entre nuestra política exterior y nuestra situación doméstica (o interna). Existe obviamente un espacio entre la percepción pública del rol de la política exterior de los Estados Unidos y la percepción de las elites. Creo que el nuevo presidente tiene la oportunidad de reconciliar esos dos ámbitos. Tiene una oportunidad, pero depende de él aprovecharla.

¿Se siente más tranquilo frente a las capacidades de Trump y su seriedad?

Deberíamos dejar de debatir ese tema. El es el Presidente electo. Debemos darle la oportunidad de desarrollar su filosofía.

¿Lo va a ayudar?

No lo llamaré, pero ese ha sido mi enfoque frente a cada presidente desde que dejé mi cargo. Si me pide que vaya a verlo, lo haré.

¿Cuál es su mayor preocupación frente a la estabilidad global ante el resultado de esta elección?

Que los demás países queden en estado de shock. Dicho eso, quiero mantener abierta la posibilidad de que emerjan nuevos diálogos. Si Trump les dice a los norteamericanos “esta es mi filosofía en política exterior” y algunas de sus políticas no son idénticas a nuestras políticas previas, pero comparten objetivos básicos, entonces la continuidad es posible.

¿Cómo va a reaccionar China?

Estoy bastante seguro de que la reacción de China será estudiar sus opciones. Sospecho que será la reacción de Rusia también.

¿Cree que Trump es un entusiasta simpatizante de Putin?

No. Creo que cayó en una cierta retórica, porque Putin dijo algunas buenas palabras sobre él -por táctica- y él sintió que tenía que responder.

¿No cree que de alguna manera esa relación estaba arreglada desde antes?

No.

Entonces, ¿no cree que haya una posibilidad en el corto plazo de que Rusia tome ventaja de esta situación?

Es más probable que Putin espere a ver cómo la situación evoluciona. Rusia y los Estados Unidos interactúan en áreas en las que ninguno de nosotros es capaz de controlar todos los elementos. Acaban de vernos sufrir una revolución doméstica. Van a querer estudiarlo durante algún período, aunque en algún minuto va a ser necesario volver a tomar decisiones. La única excepción a esta regla pueden ser los grupos al margen de los estados, los que pueden tener un incentivo para provocar una reacción estadounidense que socave nuestra posición global.

¿La amenaza del Estado Islámico es más seria ahora, entonces?

Los grupos no estatales pueden evaluar que Trump reaccionará ante un ataque terrorista de una forma que sea útil a sus propósitos.

¿Cómo responderá Irán?

Irán probablemente concluya -correctamente- que el acuerdo nuclear es más frágil ahora que antes, pero demostrará gran resolución, incluso enfrentando la presión, mientras estudia a Trump. Nadie sabe mucho sobre sus políticas extranjeras, entonces todos van a pasar por un período de estudio. En realidad, “un estudio frenético” para ser más preciso.

¿Por qué cree que esto sucedió?

El fenómeno Trump es en gran parte una reacción de la clase media norteamericana a los ataques a sus valores por parte de las comunidades intelectuales y académicas de Estados Unidos. Hay otras razones, pero esta es la más significativa.

¿Cómo aconsejaría a Trump a presentarse ante el mundo?

Primero, demostrar que está al tanto de los desafíos que enfrenta. Segundo, demostrar que está reflexionando sobre la naturaleza de la evolución de esos desafíos. Un presidente tiene una responsabilidad ineludible para proporcionar liderazgo: ¿Qué estamos tratando de lograr? ¿Qué estamos tratando de prevenir? ¿Por qué? Para hacer eso, tiene que analizar y reflexionar.

¿Doctrina Trump?

¿Cuál es su opinión sobre Trump y su propuesta de política exterior?

En público habla con gran seguridad, pero alguna de las propuestas que ha hecho con mayor énfasis enfrentarían obstáculos para ser implementadas. Ni el Congreso ni México probablemente financiarán la construcción de su muro.

Si Trump tomó por sorpresa a los analistas estadounidenses, también debió haber tomado por sorpresa a los analistas chinos.

Yo estaba en China cuando se cristalizó su candidatura en abril pasado. Y su reacción fue “qué está pasando realmente. ¿Qué está tratando de hacer? ¿Qué deben hacer en respuesta?”. Dado a que también han prestado atención a lo que Trump sigue diciendo sobre las negociaciones, están reflexionando sobre la posibilidad de que, por sorprendente que sea su comportamiento, podría proporcionar la oportunidad para una discusión positiva.

¿Cree que Trump podría lograr un entendimiento más global en las relaciones con China?

Trump no ha expresado una visión global. El argumenta de manera general que podría resolver los problemas económicos entre China y Estados Unidos con un acuerdo integral, capaz de solucionar otros problemas. Pero ¿podría él, de hecho, hacer eso? Requeriría cualidades diferentes de las necesarias para ganar primarias y elecciones. No creo que Trump haya abordado la cuestión del orden mundial todavía.

No parece que estuviera guiado por una teoría. No hay una “doctrina de Trump”.

Para una política de exterior que opera a lo largo del continuo en Estados Unidos, lo que he esbozado es casi imposible de dejar claro en una campaña política, me refiero al hecho de lograr un entendimiento con los chinos.

Todos decían que los chinos querían que Trump ganara, porque Clinton ha sido dura frente a ellos.

No creo que prefieran a Trump sobre Hillary. Como cautos estrategas que son, están pensando cómo será mejor negociar con él.

¿No cree que lo vean como un blanco fácil?

No saben quién es él. Pienso que los chinos quieren intentar una profunda exploración de los objetivos futuros en la relación entre nosotros y ellos sin importar quién es nuestro Presidente. No tiene sentido que nos engañen en eso, porque si nos hacen tontos son ellos los que verán afectada su confianza. No es un buen resultado para ellos.

¿No ve a Donald Trump como una persona que claramente no está calificada para la presidencia?

He decidido que no entraré en los aspectos personales de la campaña. Me estoy acercando a los 94 años; no participaré en la política del día a día. Aún puedo ayudar en el pensamiento general sobre una estrategia compatible con nuestro rol de darle forma al mundo de la posguerra.

Déjeme preguntarle de nuevo. ¿Se le puede enseñar a Donald Trump?

Cada presidente en su primer mandato tiene que aprender algo tras llegar al cargo. Nadie puede estar completamente listo para las crisis inevitables. Es en el interés nacional esperar que Trump sea una persona “educable”.

¿Hay una posibilidad de que gobierne como un liberal demócrata pragmático?

Ha dicho cosas que suenan como eso. Pero también ha dicho muchas otras cosas opuestas a las anteriores. Simplemente, no quiero caer en este tipo de especulaciones. No conozco bien a Trump. Pretendo hacer mi contribución al debate nacional de manera sustantiva, no tiene sentido tratar de llevarme a aspectos personales. (La Tercera)