domingo, 13 de noviembre de 2016

22:41:00
CIUDAD DE MÉXICO, 13 de noviembre de 2016.- EL ISSSTE adquirió innovadoras tecnologías de diagnóstico inmediato y automatizado para la detección oportuna de dos complicaciones frecuentes en personas con diabetes: retinopatía, que puede producir ceguera, y neuropatía; los beneficios de estos estudios se incorporan al paquete se servicios del programa Manejo Integral de Diabetes por Etapas (MIDE) con el fin de lograr el control de la enfermedad y brindar a los pacientes calidad de vida.

Así lo dio a conocer el director general del ISSSTE, José Reyes Baeza, al conmemorar el Día Mundial de la Diabetes y precisó el programa MIDE, exclusivo del Instituto, cumple con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para lograr un desarrollo sustentable enfocado a reducir muertes prematuras por enfermedades no transmisibles, por ello la Academia Nacional de Medicina (ANM) lo avala y reconoce como parte de su postura para enfrentar esta enfermedad en el país.

El titular del Instituto aseguró que el MIDE se encuentra en fase de expansión para ampliar su cobertura y se propone alcanzar para 2018 la meta de más de 579 mil pacientes diabéticos beneficiados. Tan sólo en 2015 se incluyeron más de 44 mil pacientes en el Programa y de manera acumulada desde 2007 a la fecha cerca de 201 mil personas con diabetes han sido abordadas bajo sus estrictos criterios de calidad.

Informó que la estrategia funciona en 163 unidades médicas de medicina general y familiar en el país y es atendido de manera integral por un grupo multidisciplinario de 879 profesionales en medicina, enfermería, trabajo social, nutrición, sicología y odontología, quienes tienen formación en diabetología y educación en diabetes; además de activadores físicos.

Cabe recordar que el ISSSTE es pionero en introducir la prueba de hemoglobina glucosilada en México; actualmente sólo 9% de los mexicanos que viven con diabetes tienen acceso a este método de seguimiento glucémico, mientras que en el MIDE, 100% de las personas tratadas cuentan con acceso a dicha determinación.

Aunado a lo anterior, el Instituto ha puesto a disposición de la derechohabiencia que vive con diabetes herramientas innovadoras y de gran beneficio clínico, tal es el caso del “análisis computarizado de retina”, que consiste en la toma de fotografías del fondo del ojo con interpretación automatizada y al momento, a través de un software.

En una primera etapa, la herramienta está disponible en 45 Unidades con el Programa MIDE implementado en las 4 Delegaciones Regionales y el Estado de México, lo que permitirá realizar la prueba a 106,393 pacientes, con un avance a septiembre de 42,501 personas tamizadas; se espera que en 2017 la cobertura se incremente a todo el país.

La otra tecnología adquirida por el ISSSTE es el “Dispositivo de medición de conducción del nervio sural” para el diagnóstico temprano de neuropatía diabética, el cual da resultados inmediatos para el paciente y favorece la prescripción más pronta de tratamientos y la referencia a consulta médica de especialidad para aquellos que lo ameritan.

A partir del segundo semestre del año en curso estos estudios están disponibles en toda la red de unidades médicas del MIDE, con lo que se espera poder aplicar la prueba a 156,600 pacientes, con un avance a septiembre de 62,601 atendidos.

La aplicación del programa MIDE es prioritaria, pues la enfermedad es un problema de salud pública de alto impacto, segunda causa de muerte en México, afecta a 6.4 millones de adultos (sin incluir a los no diagnosticados) y es una de las cinco principales causas de discapacidad.

Por su parte, el Director Médico del ISSSTE, Rafael Navarro Meneses, destacó que las recomendaciones de la OMS en relación al combate de esta enfermedad consideran “mayor acceso al diagnóstico, la educación a los pacientes sobre el control personal de la enfermedad y el tratamiento asequible” componentes esenciales del programa MIDE.

Este programa, explicó el Director Médico, tiene como objetivo empoderar a los pacientes mediante acciones educativas que fortalecen su actitud en el autocuidado y con apoyo del equipo multidisciplinario de salud favorecen el control de su enfermedad y evitan complicaciones discapacitantes, porque una diabetes mal controlada puede causar amputaciones, ceguera, infartos e insuficiencia renal; “se trata de reducir riesgos y mejorar su calidad de vida”, enfatizó.