domingo, 13 de noviembre de 2016

21:33:00
WASHINGTON D.C. / NUEVA YORK, 13 de noviembre de 2016.- El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este domingo que las miles de personas que protestan en diversas ciudades del país no tienen nada que temer en su futuro, pero dejó claro que se mantendrá firma en materia de inmigración o aborto.

“Yo les diría que no tengan miedo”, dijo Trump en referencia a los miles de manifestantes que desde el miércoles protestan en las calles.

En su primera gran entrevista como presidente electo, al programa 60 Minutos, de la red de televisión CBS, Trump apuntó que a esos manifestantes les diría que “no tengan miedo porque vamos a unir nuevamente a este país”.

No obstante, insistió en que, en muchos casos, se trata de manifestantes “profesionales”.

“Acabamos de tener una elección y uno debería tener algo de tiempo. Hay gente protestando. Si Hillary (Clinton) hubiese ganado y mis electores estuvieran protestando, todos dirían ‘oh, qué cosa horrible', y habría una actitud diferente”, comentó.

De acuerdo con Trump, “hay un doble patrón aquí”.

En otra parte de su entrevista, Trump dijo que su gobierno priorizará el nombramiento de jueces conservadores a la Corte Suprema, pero adelantó que no pretende cuestionar la normativa sobre casamientos de personas del mismo sexo.

Donald Trump recibió en la Trump Tower al líder interino del partido británico UKIP, Nigel Farage, el primer político europeo en reunirse con el presidente electo de EE. UU..

“Los jueces serán pro-vida”, dijo Trump en la entrevista, para añadir que esos togados serán todos “muy favorables a la Segunda Enmienda” a la Constitución, que garantiza el derecho de los estadounidenses a poseer armas de fuego.

Sin embargo, añadió, no pretende cuestionar la normativa vigente sobre los casamientos entre personas del mismo sexo, como sugiere una parte importante del electorado conservador que lo apoyó en las elecciones del pasado martes.

“Es la ley. Es algo que fue resuelto por la Corte Suprema. O sea, es un hecho”, dijo Trump, para añadir: “Además, yo no tengo problemas con eso”.

El mandatario electo dijo sentirse “entristecido” al conocer detalles sobre agresiones y acoso a minorías en los días siguientes a su victoria electoral. En especial, un video sobre estudiantes entonando cánticos sobre el “poder blanco” sacudieron al país.

Trump también envió un mensaje a esas personas: “paren con eso”, dijo.

“Detesté escuchar eso. Me dejó muy triste saber de eso”, aseguró a 60 Minutos.

Trump confirmó también que renunciará a su salario como presidente -de unos 400,000 dólares al año- y que recibirá apenas el mínimo obligatorio por ley para el cargo, un salario simbólico de un dólar al año.

Durante la jornada, la red CBS había adelantado fragmentos de la entrevista, inclusive una frase de Trump sobre su intención de iniciar cuanto antes la deportación de inmigrantes ilegales.

“Lo que estamos haciendo es tomar a los criminales y a quienes tengan antecedentes criminales, pandilleros, traficantes de drogas (…) probablemente dos millones, incluso tres millones; los vamos a sacar del país o los vamos a encarcelar”, dijo el mandatario electo.

Donald Trump volvió a utilizar la red social Twitter para atacar a uno de sus blancos habituales, el periódico The New York Times.

"The New York Times escribió una disculpa por la mala cobertura durante la campaña electoral ¿Me pregunto si cambiará? Lo dudo", destacó el magnate en su cuenta.

Trump lanzó este tuit un día después dar una entrevista a la CBS en la que aseguró que iba a ser más cauteloso con los usos de la red social ya con la responsabilidad de ser el mandatario de los Estados Unidos.

La reacción se dio después de que el editor ejecutivo de The New York Times le mandara este viernes una carta a sus lectores con la promesa de informar los hechos con mayor precisión, esto tras la victoria del candidato del partido Republicano, Donald Trump, en los comicios del martes.

"La poca convencionalidad de Donald Trump nos llevó a nosotros y a otros medios de comunicación a subestimar su campaña e ignorar el creciente apoyo entre los votantes americanos", destacaron en una carta abierta los editores Arthur Sulzberger y Dean Baquet.

El editor del diario neoyorquino cerró la carta reconociendo que los medios tradicionales han sido acusados de no apreciar la magnitud del descontento social ante la élite política y que The New York Times no podría seguir operando sin la lealtad de sus lectores y suscriptores.

Al recibir la noticia, la respuesta de Donald Trump no se hizo esperar en redes sociales.

Durante la campaña, el medio neoyorquino encabezó una tendencia de criticiar al candidato republicano. El 25 de setiembre publicó un editorial titulado Why Donald Trump should not be president? (¿Por qué Donald Trump no debería ser presidente?) en el que explica los amaños que ha realizado el magnate alrededor de su vida. Desde ese entonces, la línea editorial del rotativo neoyorquino estuvo a favor de la candidata Hillary Clinton.

The New York Times también publicó que Donald Trump no ha pagado impuestos en los últimos 18 años, así como una amplia cobertura sobre las demandas recibidas por acoso sexual.

El ex redactor de The New York Times, Michael Goodwin, escribió en su columna del New York Post sobre la mala cobertura de la prensa en general, que falló en identificar a los simpatizantes de Trump.

"La prensa se encargó de demonizar a Trump de principio a fin y falló en darse cuenta lo que él planeaba. En el papel los votantes de Trump eran a una turba de racistas y homofóbicos. No tuvimos ni la más mínima idea de lo que ocurría en las vidas de los americanos que eligieron al nuevo presidente de los Estados Unidos", comentó Goodwin en su columna. (AFP / Andrés Díaz P. / La Nación Costa Rica)