miércoles, 20 de julio de 2016

19:49:00
BERLÍN, Alemania, 20 de julio.- La primera ministra británica, Theresa May, ha reiterado este miércoles en Berlín que "Brexit significa Brexit", pero ha dejado en el aire cuándo comunicará formalmente esa decisión a Bruselas con el argumento de que hay que preparar bien las negociaciones que se avecinan y tener "objetivos claros".

"No es previsible que eso suceda antes de fin de año", ha declarado May en una rueda de prensa junto a la canciller alemana, Angela Merkel, con la que este miércoles se ha entrevistado durante algo más de tres horas en la que ha sido su primera visita al extranjero desde que asumiera el cargo.

May ha subrayado que la salida del Reino Unido de la Unión Europea no significa alejarse de los socios y especialmente de Alemania, país con el que existen fuertes vínculos comerciales y "sobre los que queremos construir nuestras relaciones bilaterales futuras", ha señalado.

Primer viaje al extranjero de Theresa May como primera ministra británica. Y la elección no ha sido causal. Ha ido a Berlín y allí se ha reunido con Angela Merkel, en un ambiente muy amistoso entre las dos mujeres, probablemente, más poderosas de Europa. La canciller le ha dicho que les darán tiempo para preparar la salida de la Unión Europea, y May ha adelantado que no activará el Brexit inmediatamente, sino que no será hasta finales de 2017 cuando el Reino Unido abandone el club europeo. (ABC España / Foto Getty)

Merkel ha abogado igualmente por mantener unas relaciones "fuertes y constructivas" con el Reino Unido a nivel bilateral y multilateral, pues ambos países, miembros de la OTAN, afrontan desafíos comunes, entre los que May ha citado la crisis de Ucrania, la lucha contra el terrorismo y la liberalización del comercio.

Respecto al tiempo que May está dispuesta a tomarse para formalizar el Brexit e invocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, la canciller se ha mostrado "absolutamente comprensiva" porque es "normal que el nuevo Gobierno británico "necesite tiempo para definir sus posiciones", lo que facilitará el proceso a ambas partes, ha argumentado.

"Nosotros no hemos pedido al Reino Unido que se vaya de la UE", sino que la salida del país es una decisión de los ciudadanos británicos que "debemos respetar", por encima de que no era la respuesta "que habríamos deseado", ha afirmado Merkel.

La canciller ha insistido en que, pese al Brexit, el Reino Unido "seguirá siendo una parte de Europa" aunque no se sentará ya en los Consejos de la UE y en ese sentido ha abogado por unas negociaciones sensatas que beneficie a ambas partes.(Carmen Valero / El Mundo)