martes, 22 de noviembre de 2016

22:33:00
NUEVA YORK, 22 de noviembre de 2016.- La pintura Sandías de Rufino Tamayo se vendió el martes por más de 2 millones de dólares en la subasta de arte latinoamericano de Christie's.

El óleo sobre lienzo de 80 por 99.7 centímetros, firmado en 1969 por el artista mexicano, fue el lote mejor vendido de la velada. Proveniente de la Colección de la Familia Lewin, facturó 2 millones 167 mil 500 dólares, casi el doble de su estimado.

Entre otros resultados notables, el cuadro La familia (1997) del colombiano Fernando Botero fue adquirido por un millón 267 mil 500 dólares, la obra del brasileño Sergio Camargo Untitled (Relief No. 325) (1970) por 1.5 millones y Port of New York del uruguayo Joaquín Torres-García (1923) por 775 mil 500.

Pelea de gallos (1942) de Mariano Rodríguez, parte de la colección privada CUBA MODERNA y que decoraba el catálogo de la subasta, se vendió por un millón 87 mil 500 dólares, un récord para el artista en subasta.

El cuadro "Sandías" de Rufino Tamayo en la subasta de Chistie's en Nueva York. (AP)

El cuadro es uno de apenas tres de este tema y calibre del artista; los otros dos forman parte de las colecciones permanentes del Museo de Arte Moderno (MoMA) en Nueva York y el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (Lacma).

"Es una pintura que es casi un emblema para Cuba, es un símbolo de la pintura cubana", dijo a la Ap Virgilio Garza, director del departamento de arte latinoamericano de la rematadora, en una entrevista reciente. "Mariano pintó en los 40 unas cuantas pinturas con gallos y esta es una de las más bellas obras de Mariano de ese tema en manos privadas. ... Nunca habíamos tenido una pintura de Mariano de este nivel".

Sur les traces (Transformation) (1945), la imponente obra de Wifredo Lam que encabezaba la colección con un precio de venta estimado en entre 2.5 y 3.5 millones de dólares, no consiguió comprador.

Sin embargo CUBA MODERNA registró otros cuatro récords en subasta, para los pintores Fidelio Ponce de León, por el cuadro Joven con pecera, vendido en 112 mil 500 dólares; Carlos Enríquez por Héroe criollo, adquirido por 967 mil 500 dólares; René Portocarrero por Paisaje de La Habana, 295 mil dólares; y Víctor Manuel por Carnaval (escena de comparsa), 319 mil 500 dólares.

El artista uruguayo Pablo Atchugarry también rompió su marca en subasta con una escultura sin título ejecutada en el 2015 que se vendió por 439 mil 500 dólares, y el argentino Guillermo Kuitca lo consiguió con el tríptico Deng Haag - Praha de 1989, que facturó 511 mil 500 dólares.

Al otro lado de la ciudad, la rematadora Sotheby's estaba por concluir su propia venta de arte latinoamericano de la temporada.

Ambas subastas continuarán el miércoles. (AP)