viernes, 14 de octubre de 2016

21:11:00
MÉRIDA, Yucatán, 14 de octubre.- Jóvenes estudiantes de la Universidad Autónoma de Yucatán encuentran en el Rancho Hobonil, ubicado en el Sur del Estado, una aventura extraordinaria con escenarios reales que motivan al aprendizaje e investigación.

Desde la visión del Plan de Desarrollo Institucional y como parte del Modelo Educativo para la Formación Integral (MEFI), el Rancho Hobonil es un espacio de extensión universitario que se ha consolidado durante los veintiún años, tiempo en que ha estado a cargo de esta Casa de Estudios.

Con una extensión de más de 1,370 hectáreas, Hobonil invita a una experiencia única en la que el disfrute del encuentro con la naturaleza, está implícito a cada momento del proceso de aprendizaje.

Imponentes árboles, caminos de terracería, pastizales y sistemas productivos de conejos, cabras, borregos, caballos, cerdos, abejas, tilapias, así como huerta y milpa tradicional son parte de esta aventura universitaria.

Baldomero Solorio Sánchez, responsable del Rancho Hobonil, recalcó que el objetivo de la Uady con este espacio es reforzar los conocimientos académicos y habilidades de los estudiantes, quienes una vez que ingresan al lugar se involucran en actividades diversas, en las que lo más importante es el contacto directo y respuesta inmediata con el contexto.

Baldomero Solorio Sánchez, responsable del Rancho Hobonil, recalcó que el objetivo de la Uady con este espacio es reforzar los conocimientos académicos y habilidades de los estudiantes.

Hobonil, ubicado a unos 130 kms al Sur de Mérida, en el km. 5 carretera Tzucabab-Catmís, es un proyecto prioritario para la Máxima Casa de Estudios. Sus condiciones serán mejoradas con la finalidad de que se pueda consolidar como un modelo práctico-demostrativo que destaque a nivel regional y nacional.

Para la Uady este es un espacio de gran valor porque permite fortalecer la parte académica de los jóvenes, pero sobre todo porque la visión es trascender como concepto Rancho-escuela, que incluso sea referente para fomentar actividades productivas de la región, precisó.

Mejor sistema ganadero y ecoturismo en Hobonil

El Doctor Carlos Echazarreta González, Secretario de Rectoría de la UADY, informó que para consolidar el espacio ya se trabaja en el desarrollo de dos grandes proyectos, uno relacionado con reorientar el sistema de producción ganadera y otro, de ecoturismo.

En Hobonil se busca implementar el sistema silvo-pastoril de producción ganadera con el propósito de coadyuvar en la conservación del medio ambiente, mejorar las condiciones para los animales y, sobre todo, incidir en elevar la calidad en la producción de carne y leche.

“Actualmente la ganadería está basada en el cultivo de pastizales, sin embargo, esto ha deteriorado seriamente el ambiente, lo que ocurre a nivel mundial”.

La UADY impulsará en Hobonil, este nuevo sistema de producción como resultado del desarrollo de investigaciones que surgieron en la Facultad de Medicina Veterinaria, hace varios años.

El sistema conocido como Silvo-pastoril es de tipo mixto ya que incorpora la siembra de árboles para la regeneración de la selva, así como de otro tipo de árboles y arbustos para la captación del nitrógeno de aire.

Lo que establece este sistema es la combinación de varias especies que incorpora con el tiempo, condiciones que mejoran el suelo y también el confort de los animales, lo que no ocurre cuando están expuestos al sol, perdiendo peso y sometidos a estrés, explicó.

Sobre el proyecto de Ecoturismo, Echazarreta González expuso que la idea es aprovechar las características del sitio con selvas bien conservadas en lomeríos y que juegan un papel relevante para los ciclos naturales del Estado.

La intención, dijo, es que el Rancho Hobonil pueda captar la atención del turismo rural y de aventura, pero tratando de ofrecer un producto agregado que sería el aprendizaje.

Que el visitante, con apoyo de guías pueda conocer, aprender y valorar las condiciones naturales de la flora y fauna de Yucatán, pero sobre todo procurar un acercamiento con la cultura maya, subrayó.

En entrevista resaltó que un doble propósito en el tema de ecoturismo sería precisamente conjuntar las experiencias de diferentes licenciaturas para el desarrollo de un gran proyecto cultural. La finalidad sería lograr circuitos turísticos con enfoque cultural que ofrecería una exposición de elementos de gastronomía, rituales mayas, entre otros.

A corto y mediano plazo, Hobonil contaría con mejor infraestructura con el fin de potenciar los espacios como atractivo ecoturístico y así, ofrecer a turismo nacional y extranjero, servicios como paseos a caballo, senderismo, observación de aves, así como alojamiento en las 16 cabañas que actualmente existen.

Otros proyectos para Hobonil son fomentarlo como un centro de capacitación y actualización, en donde productores de la región encuentren conocimientos necesarios para mejorar sus actividades.

Además, consolidar el fomento científico y de investigación, con especialistas del ámbito local, nacional e internacional que se ven atraídos por las condiciones del sitio.

Hobonil, asentamiento prehispánico

Hobonil, que significa “Lugar de los Hobones” (tronco hueco), es un sitio con evidencia de presencia prehispánica, explicó Santos Hoil Chacón también integrante del equipo operativo del Rancho.

Aquí hay evidencia muy clara de la presencia prehispánica, tal como quedó demostrado con el reconocimiento arqueológico que se realizó en un área de 23 hectáreas de las más de 1,700 con que cuenta el lugar.

En esa área de reconocimiento se encontraron unas 150 estructuras entre plataformas y casas habitacionales, así como restos de metate, cerámicos, obsidiana, chultunes, entre otros.

Esos recientes hallazgos permiten suponer que en todas las superficies de Hobonil podría haber evidencia arqueológica por lo que se supone que se podrían encontrar con hasta 3 mil o 4 mil estructuras.

De acuerdo con la arquitectura del sitio y las evidencias antes señaladas, la parte del esplendor del sitio fue en el año 600 D.C., y se sabe que fue una zona de transición entre Puc y Chenes.

Servicios en Hobonil

El Rancho Hobonil funciona mediante citas programadas que realizan las facultades de la UADY. Los estudiantes pueden permanecer desde un día y hasta una semana.

Adicional a las cabañas, el sitio cuenta con alberca, auditorio con aire acondicionado para unas 40 personas, así como un tinglado que funciona como salón de usos múltiples con capacidad para unas 150 personas, además de comedor, cocina y estacionamiento.

Para Hobonil vienen proyectos inmediatos como el rescate y reforestación de árboles frutales y cítricos de la región, así como el impulso de otras acciones de turismo rural como la observación de aves y astros, paseo en caballo, juegos tradicionales, servicio de piscina y restaurante, y otros servicios que se ofrecerían a población abierta.