viernes, 14 de octubre de 2016

06:24:00
MÉRIDA, Yucatán, 14 de octubre.- La delicada voz de la soprano Filippa Giordano y el romanticismo del compositor yucateco Armando Manzanero, engalanaron la apertura de la quinta edición del Festival Internacional de la Cultura Maya (Ficmaya), durante el concierto inaugural que reunió a más de 30 mil personas en el Centro Histórico de esta capital.


Una noche despejada y una temperatura agradable fueron el marco perfecto para esta velada del recuerdo, encabezada por el Gobernador Rolando Zapata Bello, acompañado de la Presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Yucatán, Sarita Blancarte de Zapata, y el secretario de Cultura federal, Rafael Tovar y de Teresa.

En la primera parte del espectáculo, que iluminó e hizo eco en los principales edificios del corazón de esta urbe, la cantante ítalo-mexicana ofreció un repertorio de piezas clásicas de la ópera, junto con su padre Marcello Giordano, el tenor Alessandro Safina y la Orquesta Sinfónica de Yucatán (OSY), bajo la dirección del maestro Rubén Darío Estrada Corona.

La intérprete enamoró al público con "O sole mio" del inigualable Luciano Pavarotti y posteriormente robó aplausos con el guitarrista yucateco Víctor Celis, a través de un popurrí de piezas de largometrajes como La vida es bella, Cinema Paradiso y El padrino.

Tras un breve receso, Filippa Giordano regresó al escenario ataviada con un terno multicolor y un rebozo rojo, para expresar unas palabras en maya y entonar melodías del vasto repertorio de la trova yucateca, como "Las golondrinas" y "Caminante del Mayab", ahora bajo la guía del maestro Pedro Carlos Herrera.

Luego de ese derroche de talento, reconocido con fuertes aplausos por el público, uno de los momentos más especiales de la noche llegó cuando apareció sobre el escenario Armando Manzanero con una vestimenta totalmente blanca, para iniciar su presentación con "Esta tarde vi llover".

De inmediato, los aplausos y las voces de los más de 30 mil presentes acompañaron al unísono al compositor, lo que dejó a flor de piel a más de uno.

Con un público totalmente entregado, Manzanero siguió con "Sabes una cosa" de Rubén Fuentes. Luego, sentado al piano, compartió el escenario con Filippa Giordano, quien con un elegante vestido unió su voz para entregar canciones como "Contigo aprendí" y "Somos novios".

Nadie se movió de su lugar durante las más de dos horas que duró este espectáculo, que también estuvo aderezado con el clásico humor del músico yucateco.

Para la última parte, la cantante salió con un atuendo estilizado de china poblana para entonar, junto con el mariachi “Halcones” de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), "Bésame mucho" de Consuelito Velázquez, e hizo un homenaje a Juan Gabriel y José Alfredo Jiménez con "Amor eterno" y "Si nos dejan", respectivamente, para cerrar con "México lindo y querido". (Boletín)