viernes, 14 de octubre de 2016

17:08:00
Pedro Echeverría V.

1. Maestros disidentes marcharon ayer del Ángel de la Independencia a la sede de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para reiterar su exigencia de reinstalación de todos los docentes cesados en la Ciudad de México, que incluye a 21 educadores que se sumaron a acciones de protesta contra la reforma educativa, y 11 más que no acudieron a la evaluación del desempeño en marzo pasado. Los maestros saben que la vía jurídica nunca ha funcionado en México porque el gobierno la usa como entretenimiento; por ello necesitan fortalecer sus marchas, plantones y bloqueos.

2. El presidencialismo mexicano, instaurado desde los años 30, ha significado reconcentración de poder. “Lo que usted ordene señor presidente”, ha sido la frase más usada para demostrar la total subordinación. Los poderes legislativo y judicial están totalmente subordinados al ejecutivo y nada importante se mueve si no es por orden presidencial. El presidente –como dicen de dios- lo sabe todo, porque antes que nada se le informa todo. Ninguna prohibición, represión, encarcelamiento o nombramiento se registra sin la orden del “Señor Presidente”, por ello todo es político.

3. La llamada reforma política privatizadora se está imponiendo –sin consultar a maestros, alumnos o padres de familia- por órdenes del “Señor Presidente” y de organismos internacionales. La mitad del magisterio de la Coordinadora (la CNTE) y cercana a ella, se ha declarado contra esa imposición; pero la otra mitad de los maestros –supeditada y controlada por los líderes venales del SNTE- ha permanecido en silencio, aunque sus líderes no han dejado de lamerle los pies al presidente Peña y al secretario Nuño, tal como ha sido durante décadas.

4. Es una buena coyuntura y oportunidad para que las brigadas de maestros de la CDMX comiencen a moverse. Conozco a cientos de maestros y maestras de la Novena que cuentan con historia de luchas que vienen de los años sesenta y setenta que no han descansado en sus batallas contra la traición y el charrismo sindical. Sólo es necesario reagrupar las brigadas por zona y en contra turno visitar escuelas para informar a todos los maestros de lo que se está haciendo. Necesitamos hacer boteos o recolectar finanzas para llenar de volantes todas las escuelas.

5. Entre los maestros de la ciudad no hay divisiones porque el liderazgo espurio y pro charro ya se fue de la Novena; en su local de la calzada de Tlalpan y la calle Venezuela no se posa ni una mosca porque conocen la calidad humana de la gente colocada allí por el charrismo; por el contrario, en Belisario Domínguez 32, donde está la sección Novena Democrática, todas las noches está llena de maestros en diversas reuniones. Por ello, resulta urgente en esta coyuntura organizar charlas, conferencias, reuniones para informar y escuchar a los maestros de base.

6. Las luchas de los maestros de la CDMX y de sus apoyadores pueden obligar a Nuño de la SEP a cavar más rápido su tumba política. Ha logrado construir Nuño una gruesa armadura para protegerse y usa tapones en los oídos para no escuchar los gritos de repudio de muchos sectores de la población en respuesta a sus amenazas y represiones. ¿Podrá dormir Peña y Nuño sin retumbarles las miles de mentadas de madre que reciben cada segundo en todo el país por la situación de miseria y desesperación en que tienen al país por incapacidad manifiesta?

7. Las Asambleas Generales Representativas de la CNTE tendrán que programas un nuevo Paro General, pero en esta ocasión con nuevas estrategias de lucha. Los maestros se han dado cuenta de que no funcionan, nunca han sido efectivos, los diálogos en Gobernación y menos en la SEP. Sirven sólo como entretenimiento y para crear falsas esperanzas. Lo único que funciona son los poderosos bloqueos de aeropuertos, bancos, carreteras, grandes plazas comerciales, de avenidas y glorietas claves de la gran ciudad. Pero lo más efectivo son la reuniones unitarias con otras organizaciones.

8. Así como Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán siguen siendo la vanguardia de las luchas magisteriales, ya la sección Novena del DF, Morelos, Veracruz y el Estado de México, poseen fuerza en sus movilizaciones. La dirigencia espuria y charra del SNTE ya no podrá recuperarse porque han asumido una actitud (como siempre) muy entreguista y vergonzosa, muy peor, muy por abajo, de la que desde 1989 asumió la traidora Gordillo. Pero confío en mis grandes amigos profesores de la Novena que con su unidad e insuperable activismo pondrán en alto a su sección sindical. (14/X/16)