viernes, 14 de octubre de 2016

19:41:00
MÉRIDA, Yucatán, 14 de octubre.- Yucatán se mantiene como líder de la región en cuanto a las acciones de preservación y difusión de la lengua maya, así como en la elaboración de estrategias que promueven su uso, destacó el reconocido investigador Felipe Garrido.

Al participar en la quinta edición del Festival Internacional de la Cultura Maya (Ficmaya), el académico impartió la conferencia “La estética del relámpago”, en donde sostuvo que en esta entidad se tiene muy clara la importante necesidad que existe en el país de fortalecer los orígenes y lenguas maternas.

“Se necesita un esfuerzo real y aquí, autoridades y sociedad, están trabajando en ello, buscando no solo posicionar a la cultura maya en el territorio nacional sino sumar a la población”, puntualizó durante su exposición, que se desarrolló en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

El investigador Felipe Garrido impartió la conferencia “La estética del relámpago” en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

El también profesor del Centro de Enseñanza para Extranjeros de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) comentó que es necesario que todos los que integran la región refuercen las acciones por rescatar las raíces y diferentes expresiones heredadas de la milenaria civilización, para mantenerla alejada de su extinción.

La lengua y la cultura viven de sus hablantes y practicantes, porque es más completa cuando se habla y se escribe. Por eso, aquí también tienen un papel muy importante las empresas editoriales, las cuales deben sumarse al esfuerzo y presentar una mayor actividad, añadió.

Ante estudiantes, profesores e investigadores, el académico resaltó los esfuerzos que hace el Estado para mantener el legado de dicho pueblo, entre los que mencionó al Ficmaya, que es reconocido a nivel mundial porque busca sumar a la población en todas sus actividades.

Finalmente, hizo votos para que en las casas de los yucatecos siempre prevalezca el respeto por sus orígenes.