viernes, 14 de octubre de 2016

20:47:00
ALEPO, Siria, 14 de octubre.- Activistas del Centro de Medios de Alepo difundieron esta semana un video registrado en un drone que muestra la terrible destrucción del barrio de Al-Mashhad, en Alepo, por parte de la aviación rusa y siria.

Edificios rebentados, montañas de ruinas y escombros, algunos individuos en medios de calles desiertas, polvo y destrucción. Es lo que queda de los barrios industriales de la ciudad de Alepo, controlados por la oposición desde 2012 luego de casi un mes de bombardeos intensivos sobre la ciudad que dejaron al menos 400 muertos y mil heridos, la mayoría de ellos civiles.

Bashar el Asad afirmó en una entrevista con el diario ruso Komsomólskaya Pravda que la guerra que vive su país desde hace cinco años forma parte de un conflicto más generalizado que se está gestando, una Tercera Guerra Mundial, y que es resultado del diferente enfoque de Rusia y Estados Unidos sobre la cuestión del terrorismo.": Assad.

En total, el conflicto en Siria, que inició hace cuatro años, ha dejado más de 230,000 muertos, entre ellos casi 11,500 niños.

Nuevo atentado

Este viernes al menos 20 personas fallecieron, la mayoría opositores armados, en la explosión de un carro bomba en la ciudad siria de Azas, cerca de la frontera con Turquía.

El ataque habría sido perpetrado por el grupo terrorista Yunud al Aksam, que apoya al autodenominado al Daesh (Estado Islámico).

Mientras la masacre continua sobre el terreno, la diplomacia sigue sus ritmos y con muy pocos resultados. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y el canciller ruso, Serguei Lavrov, se reunirán este sábado con sus homólogos de Turquía, Arabia Saudita y Qatar. Será el primer encuentro del Kremlin y Washington luego del quiebre de las conversaciones hace dos semanas por a ofensiva rusa en Alepo.



Por su parte, el presidente de Siria, Bashar Al-Assad, expresó que la situación acontecida en Medio Oriente anticipa una Tercera Guerra Mundial: “En el aire se nota el olor a guerra que usted (la entrevistadora) describe como la Tercera Guerra Mundial, pero todavía es un enfrentamiento militar directo”, afirmó el mandatario sirio en conversación con un medio ruso.

Para el jefe de Estado, hay una especie de “guerra fría en evolución”, provocada por “Occidente y, en especial, Estados Unidos”, dado que “no detuvieron la Guerra Fría ni siquiera después del desmembramiento de la Unión Soviética”.

De igual forma, aseguró que el objetivo principal del Departamento de Estado en Siria es mantener su predominio tanto en la región como en el mundo, a semejanza del mundo unipolar nacido tras la caída del Estado soviético.

Cuestionado sobre las divergencias entre Estados Unidos y Rusia sobre la guerra que azota Siria, el mandatario declaró que es “natural”. “Los dos países hablan de cosas diferentes”, porque son “diferentes ideologías, diferentes enfoques”. El viceprimer ministro turco, Numan Kurtulmuş, ha advertido esta semana en una entrevista con la agencia oficial turca que recoge The Independent que esas guerras de poder entre las dos potencias pueden llegar a un enfrentamiento regional más amplio y reavivar la Guerra Fría en todo el mundo.

Asad señala Siria como uno de los escenarios de ese proceso, uno de los más importantes y afirma que la actual escalada del conflicto tiene por "objetivo principal conservar la hegemonía estadounidense sobre el mundo".

En el avispero de Siria no sólo se enfrentan por partes grupos rebeldes, kurdos,yihadistas y el ejército. Hay varias potencias extranjeras con tropas y fuerzas especiales desplegadas sobre el terreno e interviene una coalición internacional con bombardeos aéreos, además de la aviación siria y la de Rusia.

"Rusia, Irán y Hizbulah son nuestros socios permanentes y están aquí de manera legal. Combaten contra los terroristas, pero hay otros países que se entrometen para apoyar a los terroristas. El problema no es el número de actores (que intervienen en el conflicto sirio), el principal problema es el terrorismo", dijo el presidente Asad en la entrevista con el rotativo ruso.

Pero junto a las fuerzas de Damasco luchan en Alepo también iraquíes chiíes, desplazados afganos que llegan de Irán y luchan en busca de la nacionalidad iraní y muchos milicianos de la milicia chií libanesa antes citada. Los sirios que luchan sobre el terreno en la ciudad que ahora focaliza el conflicto son tropas de élite, según The New York Times . La fragmentación es total en ambos bandos. Y también han entrado en escena los chinos, defensores de la integridad territorial de la República Árabe.

De la tregua de una semana a la peor ofensiva sobre Alepo y el punto más tenso de las relaciones entre Washington y Moscú

La situación enquistada en Siria ha provocado la ruptura de puentes entre Washington y Moscú, que en apenas un mes han pasado de buscar un alto el fuego definitivo y acordar una tregua de una semana a romper su diálogo sobre Siria.

Hace unas semanas, tras el fin de la tregua de septiembre y la gran ofensiva sobre la Alepo rebelde, en el Gobierno estadounidense surgió un intenso debate sobre la posibilidad de armar a los rebeldes sirios, informó The Wall Street Journal . Se analiza si la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y sus aliados regionales debían enviar sistemas armamentísticos para que los grupos rebeldes apoyados por ellos puedan atacar desde mayor distancia las posiciones de artillería rusas y sirias, señalaba el diario.También se analizaba si debería darse luz verde a aliados de la región como Turquía o Arabia Saudí para que entreguen armas más poderosas a los rebeldes e incluso sistemas antiaéreos.

Este viernes, The Independent informaba de que Reino Unido y Estados Unidos plantean involucrarse militarmente de forma más activa en el conflicto sirio para frenar la destrucción de los barrios orientales de Alepo, bajo control rebelde, una zona que Asad, con el apoyo ruso, promete limpiar de terroristas en la entrevista publicada este viernes, algo que ya advirtió en la sesión inaugural del Parlamento de Damasco en junio.

En un año de intervención rusa en Siria el escenario ha cambiado para El Asad y sus tropas, que han visto cómo pasaban de estar en sus horas más bajas a reconquistar parte del país y tener cercados a los rebeldes en Alepo, antes de la guerra la ciudad más poblada de Siria e importante urbe comercial cerca de la frontera turca, al norte del país. Pero tampoco ha habido un avance muy significativo y los rebeldes moderados e islamistas siguen teniendo plazas fuertes, tanto cerca de Damasco como en el norte del país.

Por si todo eso fuera poco, El Estado Islámico (EI), pese a las pérdidas del último año, sigue controlando vastos territorios en Siria e Irak, donde permanece fuerte en sus feudos, Raqa y Mosul.

 Ambiente de Guerra Fría en otros ámbitos y en otros escenarios

El tabloide ruso Moskovsky Komsomolets advertía también hace unos días que la tensión en Siria podría derivar en “confrontación militar directa” entre Rusia y Estados Unidos y provocar una escalada similar a la de 1962 en la Crisis de los Misiles en Cuba.

El Kremlin, además, ha roto su compromiso con el acuerdo nuclear con Estados Unidos para la reconversión del plutonio militar y se plantea reabrir sus bases de Vietnam y Cuba, escenarios de la Guerra Fría, en medio de otras tensiones con Occidente, como Ucrania. Por otra parte, Obama acusa a Rusia de estar detrás del hackeo contra el Partido Demócrata y la campaña de Hillary Clinton y ha prometido una respuesta proporcional. Y no hay que olvidar los ejercicios militares del ejército ruso o de la OTAN que ponen en tensión tanto a Moscú como a la Alianza.

Pero no todo se cierne a Rusia y Occidente. Las tensiones constantes en Oriente Medio entre israelíes y palestinos o Arabia Saudí e Irán siguen ahí. Y no hay que olvidarse de Irak, donde hay ahora desatado un conflicto con Turquía por la presencia de tropas turcas, sigue presente el EI y hay tensiones entre chiíes y suníes.

En el conflicto yemení también hay agentes externos, como en Libia, y aunque hay un acuerdo nuclear con Irán esta semana se ha revivido la tensión de antaño con el ataque directo de Washington a los rebeldes hutíes, apoyados por Teherán.

La tensión también es constante en el Mar de China Meridional, entre las dos Coreas, en Sudán del Sur, Afganistán y otros escenarios donde hay grupos yihadistas, como en Nigeria y sus países vecinos de la cuenca del lago Chad, con la presencia de Boko Haram; o en Cachemira, la frontera entre la India y Pakistán. (NYT / La Vanguardia)