lunes, 26 de septiembre de 2016

03:10:00
NUEVA YORK / WASHINGTON D.C., 26 de septiembre.- Donald Trump dijo ayer que el muro de Gaza, en Israel, es su inspiración para construir el muro con México que habremos de pagar. Asimismo, el candidato republicano le ha comunicado al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu que, si gana las elecciones presidenciales de noviembre, Estados Unidos reconocerá a Jerusalén como la capital unida de Israel. (Ver Haaretz, ver el Jesusalem Post). Hay que considerar que existe interés de la firma israelí Magal Security Systems en construir la valla fronteriza con Estados Unidos.

Ambos mandatarios (escribe Cristina F. Pereda para El País) se reunieron en la mañana del domingo en Nueva York. Horas después, el primer ministro israelí mantuvo un encuentro con la aspirante demócrata Hillary Clinton en el centro de la ciudad.

“Trump está de acuerdo en que la asistencia militar que [EE UU] proporciona a Israel y la cooperación en materia de defensa con Israel son una inversión excelente para América”, asegura la campaña del republicano en un comunicado emitido tras el encuentro. El republicano, según su organización, ha trasladado al primer ministro israelí su disposición para “aceptar el mandato del Congreso y reconocer Jerusalén como la capital unida del Estado de Israel”.

Benjamin Netanyahu fue a la Trump Tower a visitar a Donald Trump. (@IsraeliPM)

El encuentro entre ambos mandatarios (Cristina F. Pereda pronostica) se ha producido después de que Trump haya despertado dudas acerca de su compromiso con el país, al que ahora define como “un aliado vital de EE UU en la guerra global contra el terrorismo islámico radical”. El republicano también ha sido acusado de estar vinculado con un movimiento supremacista y antisemita, publicó un mensaje en Twitter que contenía la estrella de David y debió retirar por la avalancha de críticas, su hijo utilizó una referencia del Holocausto para criticar a los medios y el candidato a presidente también ha tenido que rechazar el apoyo de un candidato al senado que fue miembro del Ku Klux Klan.

Tras la reunión de 80 minutos con Netanyahu, Trump reiteró que si es elegido por los estadounidenses para la presidencia “habrá una cooperación extraordinaria entre los dos países en materia estratégica, tecnológica y militar”. El aspirante republicano ratificó su apoyo a Israel “tras sufrir durante demasiado tiempo en el frente de batalla contra el terrorismo islámico” y, de acuerdo con el comunicado extendido por su campaña, “coincide con Netanyahu en que los israelíes quieren una paz justa y duradera con sus vecinos, pero esa paz sólo llegará cuando los Palestinos renuncien al odio y la violencia y acepten Israel como un Estado Judío”.

El primer ministro Israelí es el tercer mandatario extranjero con el que se ha reunido el empresario neoyorquino. Trump también se reunió la pasada semana con el líder egipcio Abdul Fatah al-Sisi coincidiendo con la participación de éste en la Asamblea General de Naciones Unida. El pasado mes de agosto le recibió el presidente de México Enrique Peña Nieto, cuya imagen quedó magullada por haber invitado a Trump a visitar su país después de que prometa desde construir un muro en la frontera entre ambas naciones hasta hacer que México pague por él.

Precisamente el muro ha sido parte de la reunión con el primer ministro israelí, según la campaña de Trump, ya que ambos conversaron sobre “la exitosa experiencia de Israel con la valla que protege sus fronteras”, así como la importancia del país como “líder en la ciberseguridad y defensa y su cooperación con EE UU en este ámbito”.

En la reunión entre Trump y Netanyahu también participaron el embajador israelí en EE UU, Ron Dermer, y el esposo de la hija del republicano, Jared Kushner, según informa Haaretz. “El primer ministro Netanyahu agradeció a Trump su amistad y apoyo a Israel”, asegura un comunicado oficial citado por el diario israelí.

Pedro Schwarze escribió en La Tercera: La promesa de Donald Trump de ampliar, en caso de que llegue a la Casa Blanca, el muro fronterizo entre México y Estados Unidos, como una forma de frenar la inmigración ilegal, ya interesó a una firma israelí especializada en vallas de seguridad y muro divisorios. Una tarea nada fácil considerando que son más de 3,000 kilómetros de frontera.

Pero la compañía Magal Security Systems no se “acobarda”. Eso, porque tiene experiencia de sobra en este tipo de tareas. Construyó las cercas que separan a Israel con Egipto y las que están instaladas en parte de la frontera con Jordania. Aunque su obra más representativa es la barrera-muro con el territorio palestino de la Franja de Gaza. También levantó y maneja el sistema de seguridad perimetral del puerto de Mombasa, en Kenia, y ahora está compitiendo en la licitación para construir un muro en la frontera de ese país africano con Somalia, un proyecto de 682 kilómetros con un costo estimado de US$ 15.200 millones, que sería el más grande asumido por Magal.

La industria de construir vallas fronterizas vive sus momentos más felices desde la aparición del grupo yihadista “Estado Islámico” (EI). “El negocio de (los muros en) la frontera estaba bajo, pero luego llegó el EI y el conflicto sirio. El mundo está cambiando y las fronteras están regresando en grande”, aseguró Saar Koursh, presidente de Magal Security Systems, citado por la agencia Bloomberg. Koursh hizo esas declaraciones en Nairobi, durante una visita del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu a Kenia, junto a una delegación empresarial.

En todo caso las cercas de Magal no son solo una reja con alambre de púas. Tal como la que levantaron en torno a la Franja de Gaza, se emplea alta tecnología con cámaras de video, sensores, detección de movimiento y monitoreo satelital. Eso impide la infiltración de combatientes palestinos, especialmente de Hamas, en territorio israelí.

Así, las acciones de la firma israelí han subido 23% este año, por encima del 0,3% del sector. Y por lo mismo buscan nuevos mercados. Koursh afirmó que están buscando crecer y Estados Unidos puede ser la oportunidad. “Nos gustaría unir fuerzas con una importante compañía de defensa de Estados Unidos que tenga experiencia con este tipo de proyectos en todo el mundo, ya que lo hemos hecho en el pasado y sin duda queremos hacerlo”, dijo Koursh al ser consultado sobre el muro propuesto por el candidato republicano estadounidense.

La idea de Trump de levantar una barrera inexpugnable en la frontera a prueba de inmigrantes, surgió el 15 de junio de 2015, cuando el empresario inmobiliario anunció su candidatura a la Casa Blanca. Lo hizo en el mismo discurso donde atacó a los inmigrantes mexicanos y los acusó de ser delincuentes. “Me gustaría construir un gran muro y nadie construye mejor que yo, yo creo, y los construyo a muy bajo costo. (…) Voy a construir un gran muro, en nuestra frontera sur. Y voy a obligar a México a pagar por el muro. Recuerden mis palabras”, dijo entonces.

Sin embargo, los detractores de este tipo de vallas cuestionan la efectividad de dichas defensas a largo plazo, ya que para hacerlas más certeras es necesaria una mejor estrategia de inteligencia, junto a políticas más profundas que den solución a los problemas económicos y sociales.

“Israel es conocido como líder en desarrollar sistemas anti-intrusos porque enfrenta amenazas constantes”, dijo Yaftach Shapir, especialista en tecnología militar del Instituto para Estudios de Seguridad Nacional en Tel Aviv, citado por la agencia Bloomberg.

Pero el especialista aclaró que los muros no son “impermeables”, especialmente en fronteras tan extensas como la de Estados Unidos con México, por lo que se requiere del patrullaje constante.