lunes, 26 de septiembre de 2016

13:21:00
BOGOTÁ, Colombia, 26 de septiembre.- El páramo de Miraflores (Huila) fue escenario para la liberación de un águila, tras permanecer 11 días bajo estricto cuidado veterinario. Especialistas del Centro de Rehabilitación de Aves Rapaces San Isidro encontraron que el ave había sido impactada por seis perdigones y con ayuda de la comunidad le implantaron plumas para su rehabilitación, informa El Tiempo



El Centro de Rehabilitacion de Aves Rapaces "San Isidro" especializado en la recepcion de este tipo de aves está localizado en el municipio de Pereira, departamento de Risaralda, Colombia. Trabaja en la conservacion de las aves rapaces neotropicales, bajo parámetros de investigacion en el area de las ciencias biológicas y médicas.

Misión y visión.- El Centro de Rehabilitación de Aves Rapaces "San Isidro" CRARSI es una institución sin ánimo de lucro, independiente y en pro de los bienes y servicios que brindan los componentes de la fauna silvestre colombiana.

Desde sus inicios en el año 2000, el CRARSI se ha constituido como el único centro especializado para la recepción de aves rapaces victimas del tráfico ilegal de fauna, la cacería ilegal y demás accidentes fortuitos que sufren estas aves por vivir cerca de áreas de ocupación humana.

Nuestro lema de trabajo: Cualquier esfuerzo hace la diferencia.

Nuestra misión en primer lugar es atender las urgencias físicas y psicológicas que presenten las rapaces por procesos antinaturales causados por el hombre. Atención que es brindada por un grupo de profesionales en los campos de la biología, la medicina veterinaria y la cetrería.

Posteriormente se evalúan sus posibilidades de reintroducción a la vida silvestre, respetando a cabalidad las decisiones tomadas por nuestros especialistas.

Por último es nuestra labor una herramienta educativa fundamental que busca promover la conservación de la fauna y flora colombiana utilizando a las aves rapaces como perfectas emisarias para este fin.

Nuestra visión es cada día tener que trabajar con menos aves rapaces en desgracia y mientras tanto seguir buscando apoyo en la comunidad y en más entidades comprometidas con nuestra labor. Ampliar nuestra capacidad de atención en los próximos cinco años en un 50% y extender nuestro alcance investigativo a las aéreas naturales donde habitan especies de rapaces claves, como el águila negra de montaña Spizaetus isidori y el halcón pechinaranja Falco deiroleucus.

En un tiempo prudencial se intentara incorporar estudiantes practicantes en áreas de interés para el CRARSI, para que desarrollen labores de práctica institucional o pasantías, ampliando así nuestro papel con la comunidad.