martes, 4 de noviembre de 2014

22:06:00
CIUDAD DE MÉXICO, 4 de noviembre.- Los padres de los 43 jóvenes desaparecidos partieron desde el estado de Guerrero hacia la Ciudad de México, para exigir justicia y conocer las declaraciones del exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, detenidos en las últimas horas en la capital mexicana.

El portavoz del grupo, Felipe de Jesús de la Cruz, dijo que con el viaje quieren asegurarse de que no dejen en libertad a la pareja, capturada por la Policía Federal la madrugada de este martes en la delegación Iztapalapa.

“El Gobierno Federal está acabando con nuestra paciencia y jugando
con el dolor de las víctimas”, dijeron anoche los padres de los normalistas desaparecidos. 

Los detenidos rinden su declaración en las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), a donde llegarán los padres tras un viaje de unas tres horas.


Los medios de comunicación ya se han concentrado en el lugar a la espera de que las autoridades presenten a la pareja, considerada pieza clave en el caso.

La noche del 26 de septiembre pasado policías a sueldo del crimen organizado tirotearon a alumnos de la Normal de Ayotzinapa (dedicada a la formación de maestros) por órdenes presuntamente del entonces alcalde.

En los ataques murieron 6 personas, 25 resultaron heridas y 43 jóvenes fueron detenidos y entregados al cártel Guerreros Unidos, que se encargó de su desaparición, de acuerdo con las investigaciones de la Procuraduría General de la República.

Por el caso hay más de medio centenar de detenidos, entre ellos policías de Iguala y del vecino municipio de Cocula, así como miembros del grupo criminal, incluido su líder Sidronio Casarrubias, quien reveló que cada mes el cártel entregaba elevadas sumas de dinero a Abarca e incluso decidía quiénes se integraban a la corporación policial.

Epifanio Álvarez, padre de uno de los alumnos desaparecidos, consideró "muy importante" la captura y confió en que "si el gobierno se pone a trabajar", tendrán respuestas sobre el paradero de sus hijos, dado que ya tienen a "las cabezas" de los ocurrido esa noche en Iguala.

En opinión de Uli, un estudiante de la escuela para maestros de Ayotzinapa, esta detención es "fundamental", si bien destacó que aún "faltan varias piezas que se tienen que armar".

"Esperemos que sea pieza fundamental o que sea de gran ayuda lo que tengan que decir al respecto (...) y podamos por fin encontrar a nuestros compañeros a partir de esto", dijo. (EFE)