martes, 4 de noviembre de 2014

22:38:00
CIUDAD DE MÉXICO, 4 de noviembre.- El General en retiro Ricardo César Niño Villarreal fue acribillado con más de 100 disparos junto con su esposa, Flora Pineda Orozco

Así, esta vez los sicarios se aseguraron de su muerte.

Casi un mes después de haber fracasado un atentado en su contra, el pasado 9 de octubre, el General en retiro Ricardo César Niño Villarreal, coordinador regional de la Secretaría de Seguridad Pública estatal de la zona norte de Tamaulipas, con sede en Nuevo Laredo, fue asesinado en Vallecillo, Nuevo León.
El General en retiro Ricardo César Niño Villarreal fue asesinado junto con su esposa.

Niño Villarreal fue acribillado con más de 100 disparos junto con su esposa, Flora Pineda Orozco, cuando iban a bordo de un vehículo Nissan, Tsuru color azul, modelo 1991 de su propiedad.


Vestía de civil, no portaba armas ni lo acompañaba escolta alguna. Traía 250 mil pesos en efectivo.

De acuerdo con fuentes tamaulipecas, el General salió el sábado a las 18:00 horas de Nuevo Laredo rumbo a Monterrey, dejando a sus escoltas del lado tamaulipeco.

El domingo a las 13:20 horas traileros reportaron el hallazgo de los cuerpos en el vehículo en el kilómetro 127.2 de la carretera Libre Nuevo Laredo-Monterrey, a una hora de Nuevo Laredo. Ayer que se reveló la identidad de las víctimas.

El vehículo del General.

“Estamos investigando qué fue lo que sucedió”, informó el Procurador del Estado, Adrián de la Garza, al concluir la 23 Sesión Ordinaria del Consejo de Coordinación del Sistema Integral de Seguridad Pública.

“Esta persona normalmente se trasladaba en vehículos blindados con escolta”, dijo, “(pero) al momento de los hechos no portaba ningún arma ni lo acompañaba ningún elemento”.

El General era uno de los cuatro jefes policiacos asignados como parte de la estrategia federal anticrimen anunciada el 12 de mayo pasado para Tamaulipas.

A su cargo estaba una de las regiones más peligrosas de esa entidad, donde se localizan municipios como Nuevo Laredo, Miguel Alemán y Camargo.

Niño Villarreal traía puestos guantes tácticos, vestía camisa a cuadros con manga corta, pantalón de mezclilla y usaba una esclava muy llamativa, sin que se dieran más detalles sobre ella.

El “bajo perfil” del funcionario es indagado como una pista clave para esclarecer los hechos.

“Lo que podríamos establecer ahorita, sin confirmar”, dijo De la Garza, “es que el vehículo estuvo parado en la orilla de la carretera (y no hubo persecución).

“Al encontrarse con otro vehículo”, explicó, “una camioneta probablemente, el vehículo del delegado se echó en reversa hacia el área donde quedó, una zona de matorrales a un lado de un camino, y allí fue donde lo atacaron”.

Éste fue el segundo ataque en menos un mes, después de que el 9 de octubre fue emboscado en Linares.

Reforma publicó entonces que el militar había salido de una reunión de seguridad en Ciudad Victoria y se dirigía a Nuevo Laredo. Fuentes explicaron que, cerca de las 20:00 horas de ese día, el convoy de dos camionetas Yukon y una Suburban fue atacado cuando se desplazaba por el Libramiento Monterrey-Ciudad Victoria.

Ese día, la fuente aseguró que desde un monte salieron disparando tres hombres armados con fusiles AR-15, AK-47 y un Barret calibre .50.

Un día después, el Estado de Nuevo León negó los hechos y aseguró que aparentemente los escoltas del ex militar se confundieron y dispararon ante lo que creyeron fueron disparos. (Reforma / aquimexico.com.mx)