lunes, 30 de septiembre de 2013

19:12:00
ROMA, Italia, 30 de septiembre.- La repetición del juicio contra la estadounidense Amanda Knox y su ex novio italiano Raffaele Sollecito por la muerte violenta, hace seis años, de su compañera de piso británica, Meredith Kercher, ha comenzado en Florencia con la ausencia de Knox, la principal acusada, que ha rechazado salir de Estados Unidos.

La familia de la víctima había anunciado que acudiría a la vista, pero finalmente no se ha presentado alegando problemas de salud. «Espero que podamos dar un paso hacia la verdad para la familia Kercher, una verdad que revele lo que pasó realmente aquella noche», explicó el abogado familiar, Francesco Maresca.


El Tribunal Supremo italiano ha encontrado “contradicciones e inconsistencias” en la sentencia que absolvió en octubre de 2011 a la estadounidense (en la foto) y al que fuera su novio, Rafaelle Sollecito, del asesinato de la estudiante británica de 21 años Meredith Kercher en un caso de agresión sexual y drogas.

La joven estudiante Knox y Sollecito habían sido condenados en primera instancia en 2009 a 26 y 25 años de cárcel por el asesinato de la británica en noviembre de 2007. Su posterior absolución, en octubre de 2011, fue anulada en marzo por la Corte de Casación.


En la noche del 1 al 2 de noviembre de 2007, Meredith Kercher, estudiante británica de 21 añ0s, fue encontrada semidesnuda y sobre un charco de sangre, con 47 puñaladas en su cuerpo, en el apartamento que compartía con Knox en la localidad de Perugia. La autopsia mostró que la joven también fue violada.

Knox, de 25 años, que volvió nada más ser puesta en libertad a su ciudad natal, Seattle, ya ha anunciado que ella no asistiría a este nuevo proceso. «Ya he estado en la cárcel en Italia a pesar de ser inocente. No me puedo arriesgar a vivir de nuevo esa experiencia», explicó en una entrevista en la cadena americana NBC.

Por su parte, Sollecito sí anunció que participaría en el nuevo proceso, aunque no desde la primera sesión.

La familia, a Knox: «Aléjate de su tumba»
La familia de Meredith Kercher ha pedido veladamente a Amanda Knox que se mantenga lejos de la tumba de su hija y que la deje «en paz», después de que la americana afirmase en una entrevista televisada que le gustaría visitar el lugar en el que está enterrada la víctima. «El mejor final sería que los Kercher me dejasen visitar la tumba de Meredith», dijo Knox.

El domingo, los Kercher respondieron a las palabras de Kercher con un comunicado: «A esta familia le ha costado casi cinco años solamente sentirse capaz de enterrar a Mez, y esto sigue siendo extremadamente doloroso», escribió en la nota la hermana mayor de la víctima, Stephanie, según informó el diario británico «The Telegraph». (ABC)

0 comentarios:

Publicar un comentario