lunes, 30 de septiembre de 2013

02:04:00
Advertencia: Este artículo contiene spoilers.

ESTADOS UNIDOS, 30 de septiembre.- La exitosa serie americana 'Breaking Bad' ha puesto punto y final a su trama sin grandes sorpresas, pero atando todos los cabos sueltos. A la espera de saber los resultados de audiencia, que se espera que superen los 6,6 millones de espectadores del penúltimo episodio, lo cierto es que en Twitter se convirtió en trending topic mundial.


El final de Walter White, interpretado por Bryan Cranston, ha decepcionado a algunos en la red, pero la inmensa mayoría se ha desecho en elogios por cómo el creador de la serie, Vince Gilligan, ha sido capaz de cerrar la trama de una de las mejores series de la televisión. 

Durante las cinco temporadas que ha durado Breaking Bad, los espectadores han podido ver como un profesor de química mal pagado acaba convirtiéndose en uno de los grandes capos de la droga. La excusa inicial de White era que lo hacía para poder costearse el tratamiento para curar el cáncer y poder dejar la vida resulta a su familia, pero en el último capítulo explica el verdadero motivo por el que su vida dio un giro de 360 grados. 

A pesar de que el último episodio se emitió a las 22:00 horas en Estados Unidos (en torno a las 04:00h en la península, las comentarios en las redes sociales no cesaron. 'Breaking Bad','Walter White', 'GoodbyeBreakingBad', 'Jesse' o, inclusive, 'Todd' (el "malo" de la trama) se convirtieron en trending topic mundial. Hasta en España ha sido uno de los temas más comentados esta madrugada.

Los más críticos atacaron la numerosos cortes por publicidad que se emitieron durante el último capítulo, pero lo cierto es que AMC ingresó más de 250.000 dólares por cada 30 segundos y se entiende que haya querido sacar provecho de su serie estrella.

El episodio, y la ficción, pusieron punto y final con la canción "Baby Blue" del grupo Badfinger. Un tema acorde con las vivencias del protagonista, ya que uno de sus versos recuerda que "supongo que tengo lo que me merezco". (La Vanguardia)