domingo, 26 de junio de 2016

00:55:00
BARCELONA, España, 26 de junio.- El jueves los votantes británicos decidieron poner fin a 43 años de pertenencia a la Unión Europea (UE), votaron por el Brexit y ahora se ha iniciado un proceso incierto que puede durar dos años hasta que Reino Unido deje de formar parte del bloque de los 28. Ello puede provocar que Escocia e Irlanda del Norte intenten seguir en la UE, pues votaron mayoritariamente a favor de la permanencia y tienen reivindicaciones históricas de independencia de Gran Bretaña.

Antes del Brexit se hablaba con fuerza de un Grexit, en este caso por cuestiones económicas, y otra de las veces que se ha hablado de la salida de un Estado miembro de la UE es de Holanda, del Nexit; aunque sus leyes por ahora no permiten un referéndum sobre la pertenencia de los Países Bajos al club europeo. A falta de ello, votaron contra Bruselas al cuestionar el acuerdo entre Ucrania y la UE.

Poco después de la reelección de Obama, la Casa Blanca se vio obligado a responder a una petición de "Texit" que obtuvo más de 125,000 firmas. La respuesta fue "no". (Fotografía: Alamy)

En Estados Unidos el Brexit no ha pasado desapercibido. Trump aterrizó en Escocia el día después del referéndum y comparó su campaña con la del Brexit . Pero quien se ha fijado con especial antención son los tejanos, que están entusiasmados en utilizar las técnicas de los británicos para pedir el Texit y han tomado como referencia lo acontecido en Europa. Texas fue un estado independiente de 1836 a 1845, con un PIB de 1.6 trillones de dólares (medida americana) dicen que estarían entre los diez países más importantes del mundo, aseguró Daniel Miller, presidente del Texas Nationalist Movement. La formación ha pedido al gobernador de Texas una consulta como la de Reino Unido, informó este viernes. A preguntas de Reuters, la oficina de Greg Abbott, el gobernador de Texas que pertenece al ala conservadora del Partido Republicano.

El grupo, que dice tener más de un cuarto de millón de seguidores, intentó que en las elecciones de noviembre se votara sobre la secesión de Texas, pero falló y lo volverá a intentar en el próximo ciclo electoral, en 2018. De hecho, este viernas Texit fue trendic topic en Estados Unidos.

No obstante, la Constitución de Estados Unidos no permite la separación de un estado, pero elllo a lo largo de su historia no ha frenado varias independencias. La última vez fue en 1863, cuando Virginia Occidental creó un estado propio en plena Guerra Civil.

Desde Maine a Alaska y pasando por California, Hawaii, Nuevo Hampshire o Vermont hay o ha habido reivindicaciones similares a las de Texas en los últimos años.

Un sondeo de 2014 de Ipsos y Reuters mostraba que una cuarta pate de los estadounidenses están abiertos a la separación de alguno de sus estados. (La Vanguardia / The Guardian)