domingo, 26 de junio de 2016

18:58:00
ANKARA, Turquía, 26 de junio.- Suenan como una advertencia las palabras que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha dirigido al Papa, al hablar en la reunión de los exportadores reunidos en Ankara. Sobre la cuestión de Armenia -que Bergoglio el último domingo en una misa celebrada en San Pedro no dudó en definir como el "primer genocidio del siglo pasado", no admitido por los turcos - "condeno el Papa y le pido no repetir este error". Recordando la visita a Turquía del Pontífice en noviembre de 2014, Erdogan dijo que "ahora, después de sus declaraciones, tengo una opinión diferente en él, como político y como religioso."

El presidente turco declaró que corresponde a los historiadores arrojar luz sobre lo que realmente sucedió en 1915. "Cuando los políticos o religiosos intervienen en el papel de los historiadores, emergen sinsentidos como éste Aquí, añadió Erdogan, quiero repetir nuestro llamamiento para crear una comisión conjunta de historiadores y hacer hincapié en que estamos dispuestos a abrir nuestros archivos. No voy a permitir que los acontecimientos históricos sean desviados de su curso en una campaña contra nuestro país y nuestra nación."

Las autoridades de Turquía dijeron que el hecho de que el Papa Francisco definiera la matanza de armenios ocurrida en la Primera Guerra Mundial como un genocidio mostraba "la mentalidad de las Cruzadas".

Contra las palabras de Bergoglio, el primer Papa que habla abiertamente del "genocidio" de los armenios, entre la tarde del domingo y lunes, ya se habían expresado varios notables de Turquía, desde el primer ministro al Gran Mufti a cargo del departamento de asuntos religiosos, del Ministro de Asuntos Exteriores a los responsables de las políticas europeas. Ankara había convocado al representante del Vaticano en Turquía y reclamado a su propio enviado en la Santa Sede, mientras que la prensa turca había tomado nota de las diferentes posiciones sobre la interpretación de los acontecimientos de 1915.

Hace un siglo, de acuerdo con los armenios, un millón y medio de personas cristianas de su comunidad fueron exterminadas por el ejército otomano, mientras que Ankara sostiene que las cifras son exageradas y que las muertes se deben colocar en el precio de sangre pagado a la Primera Guerra Mundial . El año pasado, Erdogan presentó por primera vez las "condolencias" de Turquía a los descendientes de las víctimas armenias, sin admisión del genocidio, cuyo centenario cae el 24 de abril, el día en el que las autoridades de Ankara prepararon el centenario de la victoria de Gallipoli, en el Estrecho de los Dardanelos.

Recordando las "condolencias" Erdogan, el Parlamento Europeo, en una propuesta de resolución a la votación de mañana en Bruselas, anima a las autoridades de Ankara a transformar "la conmemoración del centenario del Genocidio Armenio en una importante oportunidad para que Turquía continúe sus esfuerzos, incluyendo la apertura de los archivos" y "llegar a un acuerdo con su pasado, reconociendo el genocidio armenio y abriendo el camino para una verdadera reconciliación entre los pueblos turco y armenio". El Parlamento Europeo insta a Turquía y Armenia a que "procedan a una normalización de sus relaciones mediante la ratificación y la aplicación de los protocolos sobre el establecimiento de las relaciones diplomáticas, abriendo las fronteras y mejorando activamente sus relaciones, con especial referencia a la cooperación transfronteriza y la integración económica".

Sobre el tema también ha intervenido Washington: "El presidente Obama y otros altos funcionarios de su administración han reconocido en varias ocasiones como un hecho histórico que medio millón de armenios fueron masacrados en los últimos días del Imperio Otomano y que un pleno, franco y justo reconocimiento de los hechos es del interés de todos", dijo la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Marie Harf. (Repubblica)