domingo, 26 de junio de 2016

15:40:00
Jesús Solís Alpuche

El clóset y la desmemoria tienen su residencia de poder en México y los medios masivos de comunicación e información son sus más descarados catedráticos.

Sin embargo, es de dominio público el predominio del homosexualismo cupular, tanto entre el poder político y económico, como artístico y eclesial. Consabido es que carreras políticas artísticas y eclesiales exitosas, no necesitaron de ningún talento para situarse en algún considerable nivel del poder sino de un Padrino. Que los valores ya no nacen sino que se hacen a base de publicidad y propaganda. Y para esto, hay que tener tendencia, afinidad, o al menos complicidad sexual con uno o varios magnates que son los que deciden a quiénes forman en los destinos del éxito para servir al sistema dominante.

Me va a ser muy difícil ser terso con el tema. Porque tampoco se trata de ninguna teoría de la conspiración, sino que todo lo contrario, es un proceso cultural de poder y resistencia, que tiene que ver con nuestra historia de discriminación sexista, racista y clasista. Ya que en materia de género, aunque por decreto se les da oportunidad de espacios de poder a las mujeres hasta por el 50 por ciento, éstas tampoco han logrado poner en sus prácticas políticas ingredientes distintos al autoritarismo, verticalismo y otras de expresión machista.


John Lennon decía que la mujer es esclava de los esclavos, y los feminicidios que reflejan la salud de nuestra sociedad, su tasa aumentó de 2.4 en 2011 a 3.5 en 2015. De 2012-13 fueron asesinadas 3,892 mujeres. De acuerdo a Observatorio Ciudadano, sólo 613 de estos casos fueron investigados y el 1.6 de los criminales recibió castigo. ¿Qué hacen las mujeres en la política?

La Maestra en Antropología Social Georgina Rosado me dice que son las instituciones machistas las que imponen la política. Y me parece acertado. Pero porqué la Clase Política no cambia la forma de hacer política de las Instituciones, sino al contrario, ¿las endurece?

Ayer en una extraordinaria manifestación en la capital del país, colectivos de la diversidad sexual se manifestaron en defensa de la ley para legalizar el matrimonio entre personas homosexules, que de camino le da un espaldarazo al presidente Peña, como parte de su estrategia de reformas. Gente bonita que reivindicó los besos contra las balas, el crudo recurso del asesinato colectivo de homosexuales en Orlando, Florida, USA, y los momentos aterradores que estamos viviendo, “en conjunto con las campañas de odio”, de grupos conservadores y de la Iglesia Católica, y otras denominaciones, que se oponen a la familia homosexual con reproducción asistida, en los matrimonios igualitarios. Lo cual es una violación a sus derechos humanos en la diversidad sexual existente en el país y que muchos se niegan a reconocer.

La denominada: XXXVIII Marcha por el orgullo gay, da aliento a la iniciativa de Peña Nieto que intenta legalizar bodas entre personas del mismo sexo, pero se matizó con lemas
como “No más crímenes de odio” quizás refiriéndose al Caso de la masacre de Orlando en USA. “Todos somos Orlando, Xalapa, Ayotzinapa y Oaxaca”, “Respeto a la diversidad para evolucionar”, "No hay libertad política sin libertad sexual…”

Y en efecto. La religión predominante en nuestro país ha castrado por medio de la libertad sexual todas las libertades, pues desde Segismundo Freud hasta Karl Marx, pasando por Wilhelm Reich (“La salud mental de una persona se puede medir por su potencial sexual y orgásmico”) o mejor dicho: No puede haber libertad económica ni política en una sociedad, si no hay libertad sexual. La represión sexual es uno de los más graves problemas de nuestro desarrollo.

Así podemos explicarnos que el poder económico y político en manos de heterosexuales u homosexuales reprimidos por los moldes religiosos implacables en su niñez, relativamente impotentes, también se sometan al poder de las grandes corporaciones multinacionales, posiblemente en manos de otros homosexesuales también sometidos, como objetos a las reglas de un Sujeto abstracto que es el poder del Capital.

Sólo así nos podemos explicar que aunque triunfara Hillary Clinton en USA y otra mujer en México, que no creo que sea Margarita Zavala, y la mayoría del Congreso sea de mujeres, las políticas públicas seguirán siendo machistas, verticales y represivas, con instituciones machistas inamovibles, cosa que no es causa ni efecto de género, sino de un sistema capitalista que determina reglas de personalidad y género autoritario, y a la vez de sometimiento a un sujeto de poder abstracto que ya no le llamamos Dios sino llamamos dinero, o capital, pero que muy pronto puede cambiar de nombre.

“Vamos a luchas contra cualquier tipo de discriminación y odio. Rechazamos esas actitudes, es nuestro rol…” “Para mí después de Orlando (Florida) es una cosa muy natural la protesta”, dijo la Embajadora de estados Unidos en México Roberta Jacobson al ser entrevistada en la marcha. Y en mi opinión la Sra. Diplomática no sabe lo que dice. Porque hay prioridades para el sistema económico que encabeza el Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional(BM y FMI), Corporaciones a las que sirve su gobierno. Corporaciones que con la crisis que hoy vive la Unión Europea, tienen prioridades. Recurrir a nuevas estrategias sometidas a la economía global, en la que los feminicidios y asesinatos de homosexuales, bisexuales, transexuales, mujeres y hombre heterosexuales, no son su prioridad. Porque frente a la homofobia cultural que le da sustento al sistema conservador del sistema capitalista, NO son los derechos humanos, el desarrollo sustentado y sustentable, como la soberanía alimentaria y la conservación del medio ambiente las prioridades, sino la conservación del sistema dominante.

Para luchar contra cualquier tipo de discriminación se tiene que eliminar el factor que imposibilita el desarrollo del amor en plenitud y divide a las sociedades en clases. Primero saber en qué nivel de vida sexual plena se encuentra la clase política y eclesial, que son quienes manejan la educación de las sociedades. El tema de la economía sexual en psicología combina la tentativa de armonizar la lucha por la liberación sexual para que haya lucha por la libertad económica. Y esto es violencia para las oligarquías.

De ahí que la clase política homosexualizada y el clero prefieran la doble moral y el closet. Nuestro pueblo tienen que optar la liberación. Sexual, primero, para poder luchar por la liberación Económica y Política.

chantzacan@hotmail.com