jueves, 18 de septiembre de 2014

19:26:00
MADRID, 18 de septiembre.- Una señal que internet ha argüido como prueba de la falsedad de los vídeos difundidos por el Estado Islámico (EI, IS o ISIS) es que no se llega a mostrar la decapitación, sino que un fundido a negro «convenientemente» lo oculta.

Según analistas en el proselitismo en las redes sociales de este tipo de grupos terroristas, esta «ocultación» de la parte más cruenta es una señal de que el Estado Islámico está aprendiendo que los vídeos con un mayor contenido en sangre y detalles macabros son menos compartidos y menos vistos en las redes sociales, por lo que llegan a menos gente. En cambio, el vídeo convenientemente editado de los yihadistas fue publicado en muchos medios de comunicación.

El tamaño del cuchillo que utiliza el yihadista, supuestamente británico, también es un punto dudoso, ya que es casi imposible decapitar con ese tipo de arma. Sin embargo, la CIA ya ha admitido la posibilidad de que el «rapero yihadista» no fuera el que finalmente llevó a cabo la decapitación, sino que ve más que factible que se cambiara de arma e incluso de verdugo. (ABC)