miércoles, 10 de mayo de 2017

22:01:00
MÉRIDA, Yucatán, 10 de mayo.- La administración 2012-2015 encabezada por Renán Barrera Concha quedó corta en muchos rubros, donde las acciones emprendidas por el presidente municipal simplemente no lograron su cometido, quedando a medias o siendo acabadas de plano por su inviabilidad, tales como:

1) El combate al ambulantaje y el Centro Comercial Popular. El pasado mes de abril cerró sus puertas tras menos de dos años de actividades el Centro Comercial Popular, el cual pretendía combatir el ambulantaje brindando al comercio informal un espacio.

Renán Barrera, ex alcalde de Mérida.

Simple sentido común nos dice que la gente compra lo que venden los ambulantes porque lo ven de paso, en su camino, y nadie va especialmente a un lugar para adquirir fayuca. Sin una tienda ancla, módulos para pagos de servicio, restaurantes o algún otro atractivo prácticamente nadie iba a ir y este lugar estaba condenado al fracaso.

Aún así se gastaron 4.7 mdp en remozar el edificio y cientos de miles de pesos -el contrato original era por $100,000 al mes, como dimos a conocer oportunamente- en un proyecto que finalmente sirvió como bodega para que los ambulantes -en su mayoría, con contadas excepciones- guardaran su mercancía.

Así lució el Centro Comercial Popular durante su corta existencia.

Durante la actual administración y tras meses de discusión en Cabildo y comisiones -en ocasiones reiterativa, para protagonismo de ciertos ediles y sin llegar a nada concreto-, se anunció su cierre definitivo el pasado mes de abril y que sus pocos locatarios tendrían un espacio en el Mercado de San Benito.

2) El Parque de Deportes Extremos. Funcionando a medias, debido al alto costo que implicaría concluir la obra, la administración de Renán Barrera gastó 12 mdp en el Parque de Deportes Extremos, ubicado en el Poniente de la ciudad, inaugurando la primera etapa de la obra con bombo y platillo días antes de acabar su administración. Quedó como una obra inconclusa que requería un presupuesto de unos 160 millones de pesos para ser concluida. En mayo 2016, se aprobó un convenio de colaboración para que particulares administren los espacios funcionales. Quedó como una obra atascada en la primera etapa, blanco de vandalismo, tiradero de basura y, cabe mencionar, se taló una cantidad indeterminada de árboles para habilitar el espacio.

El Parque de Deportes Extremos, vandalizado y en el abandono debido al costo que implicaría concluirlo.


3) La Dirección de Turismo. En diciembre de 2014, Renán Barrera inauguró la Dirección de Turismo, que se desprendía del área de Promoción Económica -su creación fue aprobada por Cabildo meses antes. En septiembre de 2015, al iniciar la actual administración, se fusionaron de nueva cuenta ambas dependencias, deshaciendo el cambio implementado menos de un año antes. 

La Dirección de Turismo, otro elefante blanco de la administración renancista. 

4) ¿Mérida para todos? Aunque ése fue el lema de la administración, nunca hubo acciones significativas que nos permitan decir que en el sur se implementaron políticas para disminuir la brecha de desigualdad.

5) La fuente adefesio de Plaza Fiesta. Descrita por vecinos y meridanos en general como "la fuente adefesio". Esta ocurrencia costó $300,000 a la ciudadanía y reemplazó la icónica fuente que por años estuvo en dicha esquina.

La fuente adefesio, ubicada frente a Plaza Fiesta.

Como se puede apreciar, de los 5 puntos listados cuatro caen en la categoría de "elefantes blancos".

También cabe mencionar que está pendiente el desenlace del caso de la luminarias, el cual ya llegó ante la Suprema Corte. De perder la Comuna, el Municipio pagaría una suma millonaria por la adquisición de las "lámparas chinas" durante la administración de Angélica Araujo a raíz de la decisión de Renán Barrera de suspender los pagos por el arrendamiento. Aún así, defensores de la decisión del ex alcalde de dejar de pagar señalan era necesario solucionar el problema de manera inmediata. Eso no aminoriza el perjuicio que representaría un fallo negativo contra Mérida, pues la suma a pagar asciende a cientos de millones de pesos. Sería un fracaso de la administración renancista no por reemplazar las lámparas chinas, sino por el mal manejo que se le dio al caso.

Sin embargo, seríamos faltos de balance al no señalar ciertas acciones positivas durante su gestión, tales como la reconstrucción con concreto hidráulico de las avenidas 60 Norte y un tramo de Prolongación Paseo de Montejo (aunque no se llegó a hacer el segundo tramo porque no se tramitó el recurso), dos de las vialidades más importantes y transitadas de Mérida, así como la apertura del Centro Municipal de Danza, el Centro Municipal de Atención Nutricional y Diabetes (CEMANUD) y el impulso a eventos culturales ya consolidados tales como La Noche Blanca y el Mérida Fest. (José Repetto)