jueves, 10 de noviembre de 2016

13:08:00
WASHINGTON D.C., 10 de noviembre de 2016.- El actual presidente de los EEUU y el electo el pasado martes, Barack Obama y Donald Trump, han comparecido brevemente ante la prensa tras la reunión de más de una hora que han mantenido en la Casa Blanca para preparar la transición, sin admitir preguntas de los periodistas. El republicano, eso sí, se ha saltado al final esta regla impuesta por el ‘anfitrión’ para calificarlo de “hombre muy bueno” (a very good man).

“Hemos hablado de asuntos sobre política exterior y doméstica. Mi prioridad para los dos próximos meses será tratar de facilitar una transición exitosa” porque “su éxito será el éxito de nuestro país”, resumía un Obama, ante un muy comedido Trump, que lamentaba no haber coincidido antes con él.

“Tenía muchas ganas de hablar con él. No nos conocíamos de antes. Un gran error. Esta reunión iba a durar 15 minutos y ha sido hora y media. Hemos hablado de muchas cosas, y quiero seguir tratando de asuntos con él en el futuro, incluido contar con su consejo”, señalaba el presidente electo, que aseguraba haberle traslado a Obama las “cosas” que quiere hacer por el país.

Donald Trump dijo que espera con ansia los "consejos" del presidente Barack Obama en el futuro. Dijo que espera reunirse con Obama "muchas, muchas más veces". El presidente electo dijo que había previsto una reunión breve, pero que duró casi 90 minutos, y que si dependiera de él, hubiera sido mucho más larga. (Reuters)

Obama aseguraba que su equipo trabajará con el del magnate“sobre los asuntos que este país encara”. “Y creo que es importante para todos trabajar juntos en estos muchos retos”, añadía.

El presidente informó de que Michelle también hará lo propio con la futura primera dama y concluyó enfatizando que “nosotros vamos ayudarles”. (El primer consejo de Obama a Trump en el Salón Oval: Cuando el encuentro estaba terminando, le dijo: “Te tiro un consejo: no le contestes a la prensa cuando empiecen a gritar”. Entre una ametralladora de flashes, micrófonos y un griterío ensordecedor, Obama le pasó la recomendación con su habitual tono relajado. Había advertido, apenas terminó la reunión, que “no responderían ninguna pregunta”. “Vamos vamos, chicos, vamos”, cerró Obama, mientras Trump pareció contestar alguna pregunta, ya que mientras miraba a un periodista decía “un muy buen hombre”. El bullicio impidió que se escuchara si le estaban preguntando por sus primeras impresiones por Obama.)

Esta mañana se han producido a las puertas de la Casa Blanca algunas protestas ciudadanas contra el resultado electoral, tal y como viene ocurriendo en alguna de las grandes ciudades del país.

El presidente electo de EEUU, Donald Trump, llegaba a la Casa Blanca, sobre las 11.00 hora local, para una reunión con el saliente Barack Obama para preparar un traspaso de poderes que, por ambas partes, desean tranquilo. Este encuentro llega tras una campaña tensa en la que ambos líderes se han dicho verdaderas barbaridades y con protestas por el resultado electoral en algunas de las principales capitales de la nación.

Tras aterrizar junto a su esposa Melania y el futuro vicepresidente Mike Pence en el avión electoral del empresario sobre las 10.30 de la mañana en Washington DC, hora local, el vencedor de los comicios del martes y su comitiva se dirigieron en coche hacia el 1600 de Pennsylvania Avenue. El momento de la recepción no ha sido transmitido. La aeronave de Trump llegó a través del Jardín Sur de la Casa Blanca, inaccesible para las cámaras de televisión.

La reunión se desarrolló en el Despacho Oval, donde atendieron a los medios sin admitir preguntas.

Hoy tuvieron que dejar a un lado las hostilidades, a pesar de que el magnate fue uno de los impulsores de la campaña que sostenía que Obama no había nacido en EEUU, y durante la carrera electoral lo calificó como "actor de carnaval", le acusó de haber fundado ISIS y puso en cuestión la mayoría de los logros de su presidencia. Por su parte, el todavía presidente repitió mitin tras mitin que Trump estaba "incapacitado" para ser comandante en jefe del país, considerando un peligro que tuviera el control del armamento pesado. "Si su equipo no confía en él para que maneje su cuenta de Twitter, cómo le vamos a dar los códigos nucleares".

Michelle y Melania tratarán las tareas que esperan a la futura primera dama, que ya avanzó que quiere dedicarse a pelear para mejorar la vida de mujeres y niños, y luchar contra el 'bullyin' o ciberacoso que sufren los menores en las redes sociales, algo que causó cierto revuelo en los medios norteamericanos, teniendo en cuenta el tono que usa su marido en Twitter.

El traspaso de poderes entre ambos presidentes se llevará a cabo por completo el 20 de enero.

También hoy en la Casa Blanca está previsto que se reúnan a las 14.45 hora local, el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, y su sucesor Pence, que ya hablaron ayer por teléfono. En la calle Pensilvania, que se encuentra enfrente de la Casa Blanca, ya están comenzando a montarse las tradicionales gradas con las que los ciudadanos contemplan la salida del antiguo presidente y la entrada del nuevo en la mansión presidencial el día de la investidura presidencial el 20 de enero. (AP / El Español / ABC / Clarín)