jueves, 10 de noviembre de 2016

16:52:00
Pedro Echeverría V.

1. El dueño de decenas de gasolinerías y secretario de Energía del gobierno de Peña Nieto, Pedro Joaquín Coldwell –acompañado de sus asesores- fue desbaratado, silenciado, dejado en ridículo por la especialista en petróleo Rocío Nahle, coordinadora de los diputados del partido Morena (Ver video).  Lo mismo han hecho –en sin número de ocasiones- los legisladores Fernández Noroña, Laida Sansores y Manuel Bartlett contra los presidentes Fox, Calderón, Peña, el secretario de Gobernación (Osorio), Educación (Nuño), el secretario del Trabajo (Lozano), la titular de la PGR, contra priístas y panistas, aquel implicado en el incendio de la guardería de Hermosillo, etcétera. Esos cuatro personajes, buenos oradores, valientes y con razón, no han dejado títere con cabeza.

2. Después de cada una de las varias intervenciones de estos cuatro políticos que podrían catalogarse de izquierda, progresistas o como se quiera, he sentido que no hay nada más que añadir; sin embargo ha quedado en las cintas grabadas del video sólo para algunos investigadores atentos a esos asuntos. Ni Televisa, ni TV Azteca, Milenio o Tele Fórmula –los de mayor audiencia- se han atrevido nunca a transmitirlos porque esos legisladores tienen veto en los medios de información a pesar de no ser radicales. Por ello López Obrador se apresuró en asumir la Presidencia de Morena y no ha descansado en sus giras en todo el país, para presionar a los medios que lo tengan presente. Por el contrario el PRI y el PAN no dejan las pantallas de TV

3. Por ello no entiendo, no me explico, esa gran confianza de AMLO por el sistema electoral o político absolutamente controlado por los grandes empresarios y políticos. Cárdenas fue candidato presidencial en tres ocasiones (1988,1994 y 2000)  y le dieron “hasta con la cubeta” por la clase dominante. AMLO (defraudado electoralmente en 2006 y 2012) parece entrar para 2018 en una situación desoladora: ante un “Pacto por México” firmado por PRI, PAN, PRD; un acuerdo firmado por Peña Nieto/Calderón o “amasiato por la Presidencia”; corrientes progresistas muy divididas (PT, Movimiento Ciudadano, PRD, Zapatismo, maestros, electricistas). 2018 sería su tercera y última oportunidad de AMLO. ¿No será acaso un entretenimiento político? (10XI/16)