viernes, 8 de julio de 2016

00:25:00
WASHINGTON D.C., 8 de julio.- Cuatro policías han muerto y al menos siete han resultado heridos al recibir los disparos de dos francotiradores durante las protestas en Dallas por la muerte de dos afroamericanos desarmados a manos de policías blancos en Lousiana y Minnesota.

Según ha informado el jefe de la Policía de Dallas, David Brown, al menos 10 policías fueron tiroteados por dos francotiradores, dejando dos agentes del Departamento de Policía de Dallas y un policía de tránsito muertos. Dos de los heridos se encuentran graves y otros dos en estado crítico.

Brown ha explicado que dos sospechosos han sido detenidos, uno de ellos después de atrincherarse en un garaje y negociar con la Policía para entregarse. Además, ha asegurado, que los primeros datos de la investigación señalan que los francotiradores pretendían poner una bomba en la zona.

Captura de uno de los asesinos. (AP) (Más fotos en Facebook)

La Policía divulgó la fotografía de una "persona de interés" en el caso, un hombre joven, negro y corpulento que viste una camiseta de estampación militar y porta lo que en la imagen parece un rifle, y pidió ayuda ciudadana para identificarlo.

Varios centenares de personas acudieron a la manifestación de Dallas, que terminó apenas antes de que se produjeran los disparos en torno a las 21H00 locales (02H00 GMT del martes), de acuerdo con varios medios.

Testigos aseguraron haber escuchado decenas de disparos que sonaban como los de los rifles semi-automáticos. "Los disparos provenían del techo", dijo un manifestante al canal KTVT.

Según el jefe de Policía, que apareció en rueda de prensa junto al alcalde de Dallas, el demócrata Mike Rawlings, los dos francotiradores "querían herir o matar al máximo número posible de agentes", por lo que prepararon una emboscada y algunos de los agentes recibieron los disparos en la espalda.

Un vídeo, publicado en Twitter, muestra el momento del tiroteo. En las imágenes, de 45 segundos, se escuchan los disparos y a una mujer que dice "hay personas en el suelo, espero que sólo se estén escondiendo" ("Oh my god...there's people laying on the ground"), y a continuación se escuchan más disparos. Después un hombre dice "hay alguien armado hasta los dientes".

Tras el tiroteo la Policía ha evacuado el centro de Dallas, donde se estaban produciendo masivas protestas por la muerte de Philando Castile, en Saint Paul (Minnesota, y la muerte de Alan Sterling, en en Baton Rouge (Lousiana).

Una muerte en directo

La muerte de Castile, horas después de la de Sterling, desató una ola de ira racial en el sur del país, después de que su novia grabara su muerte en directo. Castile, que viajaba en su coche junto a su pareja y la hija de ésta, fue parado por un agente de la policía por tener un faro roto.

Según se aprecia en el vídeo, que ya ha superado de la muerte los dos millones de reproducciones, el agente le pide los papeles del coche y su licencia de conducir. Cuando Sterling se echa mano a la cartera para entregarle los papeles, el policía ve un arma en la guantera y comienza a dispararle hasta cuatro tiros.

"Somos perseguidos cada día. Es una guerra silenciosa contra los afroamericanos en su conjunto", censuraba Valerie Castile en una entrevista pocas horas después de la muerte de su hijo.

La muerte de Sterling también dejó una oleada de protestas, sobre todo por las impactantes imágenes de su detención y su muerte. Los vídeos sobre el altercado muestran a Sterling tirado en el suelo con dos agentes intentando reducirle. En un momento dado se escucha a un agente decir "¡un arma!". Los dos agentes se abalanzan sobre él y a continuación se escuchan los disparos que acaban con su vida.

El propietario de un establecimiento cercano, testigo de lo ocurrido, aseguró que la pistola no era visible hasta después de los disparos.

Obama, preocupado

El presidente de EEUU, Barack Obama, también ha mostrado su preocupación por las dos muertes y en su viaje a Varsovia, donde se celebra la cumbre de la OTAN, el mandatario estadounidense ha asegurado que todos los ciudadanos deben estar preocupados por estos sucesos.

"Cuando ocurren incidentes como estos, hay gente que siente que no se la trata igual a causa del color de la piel. Esta no es una cuestión blanca, no es una cuestión hispana, es una cuestión estadounidense", indicó Obama.

El presidente estadounidense abogó por acelerar las reformas en los cuerpos policiales en EEUU, al considerar que, hasta la fecha, "el cambio ha sido demasiado lento" y que hay que dar a esta cuestión un "sentido de urgencia". (El Mundo / The Guardian)