viernes, 8 de julio de 2016

17:05:00
Pedro Echeverría V.

1. La Coordinadora de maestros (la CNTE) no es un partido político electoral buscando cargos; no es una guerrilla armada, ni grupo desesperado que pueda colocar bombas contra sus opresores. La CNTE es parte de un sindicato de masas de trabajadores de educación (el SNTE con millón y medio de miembros) que, aunque esté en manos de dirigentes espurios y vendidos, sabe que tiene que luchar para cambiar su casa de esos dirigentes al servicio del gobierno y, por tanto, del capital.

2. Como todos los trabajadores -80 por ciento enajenados y mediatizados por el sistema capitalista y los medios de información- los maestros tienen que luchar para defender sus derechos. En los últimos 35 años han demostrado los maestros de Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán, encabezando a maestros de otros 10 estados de la República, han demostrado que su nivel de conciencia y comprensión es mucho más alto que el de otros trabajadores del país.

3. Me pregunto: ¿Igual papel importante jugarán los maestros en otros países del mundo por la importante tarea que cumplen? Entiendo que sí porque los profesores están directamente ligados, entrelazados con millones de alumnos estudiantes y con igual número de padres de familia. ¿Recuerdas que en pasadas décadas fueron tan importantes los maestros en las comunidades porque ellos se encargaban de dirigir las gestiones y peticiones de los trabajadores de los pueblos?

4. Por ello los maestros -desde que ingresé en 1960 a la SEP- han sido fundamentales para en la lucha social. Quizá pudiera ver en muchos maestros –como en otros trabajadores- un espíritu oportunista, individualista, que sólo busque las ventajas personales del capitalismo; pero viendo a los maestros agrupados, protestando, luchando, veo que de ellos puede salir un poderoso espíritu de lucha por la relación que establecen con sus alumnos y sus padres en la distintas comunidades.

5. Por ello todo ese enorme apoyo de padres de familia que ha surgido en Oaxaca, Chiapas, CDMX, etcétera, no me ha causado sorpresa; al contrario, pienso que los padres se tardaron porque en otras condiciones lo hubiesen hecho muchos meses antes. Incluso se les adelantó el movimiento de jóvenes sacerdotes de Teología de la Liberación y otros sectores que manifestaron su amplio apoyo a las batallas de los maestros y su condena contra la Reforma Educativa del gobierno.

6. Por ello la Coordinadora de maestros ha declarado que no se suspenderán los bloqueos y que se multiplicarán hasta en tanto el gobierno no libere a todos los maestros presos sin pago de fianza alguna, no abrogue todos ceses, no pague todos los salarios que se adeudan y no garantice que cualquier reforma en educación debe ser analizada y discutida por todos los maestros del país. La educación no es producir cualquier mercancía, sino un asunto que tiene que analizarse muy bien.

7. Si Yucatán es el estado menos participativo, hay que decir que también los maestros del estado han realizado tres caravanas recorriendo más de 250 kilómetros, estarán realizado mítines y dos fuertes marchas: ayer jueves siete de julio y mañana sábado nueve que promete una magna asistencia. Aunque hayan pasado más de 50 años del movimiento magisterial othonista de 1958-60, ese medio siglo ha servido para el avance de la conciencia anticapitalista de los trabajadores. (8/VII/16)