jueves, 21 de julio de 2016

17:13:00
ESTAMBUL, Turquía, 21 de julio.- El viceprimer ministro turco Numan Kurtulmus ha anunciado hoy la suspensión temporal de la aplicación de la Convención Europea para los Derechos Humanos. El político lo justificó recordando que "Francia también lo hizo". Esto mientras el Parlamento de Turquía se prepara para debatir la ratificación del decreto de Estado de Emergencia en todo el país por tres meses, aprobado el miércoles por el Consejo de Ministros con el objetivo declarado de combatir a los responsables del golpe fallido.

Kurtulmus liga el cese del tratado de protección de derechos humanos y libertades fundamentales en Europa al Estado de Emergencia, que implica la posibilidad de una injerencia similar. "Definitivamente no se adoptará ningún paso para medrar en las libertades y derechos fundamentales", se defendió. "La decisión de declarar el Estado de Emergencia tiene por intención limpiar el aparato del Estado de esa banda", añadió, refiriéndose a la comunidad del predicador turco residente en EEUU Fethullah Gülen.

El Parlamento turco aprobó la disposición del Gobierno de imponer un estado de excepción de tres meses en el país otomano. La medida fue apoyada por 346 de los 550 diputados. Esto, para superar las consecuencias del fallido golpe militar que Turquía vivió en la noche del 15 de julio, que se saldó con 232 muertos y más de 1,500 heridos y fue seguida por una masiva campaña de detenciones. (AFP)

Sobre el Estado de Emergencia (OHAL, en siglas turcas), el segundo de la historia republicana de Turquía y el primero en 14 años, el viceprimer ministro ha matizado que "queremos finalizarlo lo antes posible. En condiciones normales creemos que durará como mucho un mes o mes y medio. Esperemos que no sea requerida una segunda extensión". También subrayó que en el sureste kurdo, donde se han declarado docenas de 'zonas de seguridad' - similares al OHAL - "los planes siguen adelante".

Aunque no es miembro de la Unión Europea, Turquía sí integra el Consejo de Europa, impulsor de la Convención Europea para los Derechos Humanos. Cualquier violación de alguno de sus artículos puede elevarse, tras agotar las vías judiciales domésticas, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Turquía ha sido el segundo país, tras Rusia, con mayor número de sentencias condenatorias en la corte, basada en Estrasburgo.

Numan Kurtulmus puso a Francia como ejemplo de derogación. El 24 de noviembre pasado, once días después de que el país decretara el Estado de Emergencia tras la masacre del Estado Islámico de París, el Elíseo notificó la suspensión del tratado. Se aplicó con excusa de combatir el terrorismo, pero del mismo modo se aplicó contra manifestaciones durante la Cumbre por el Cambio Climático. Amnistía Internacional denunció entonces abusos. Se teme que ahora en Turquía ocurra lo mismo.

El artículo 15 de la Convención indica que un Estado firmante "en tiempo de guerra o de otra emergencia pública que suponga una amenaza para la vida" puede adoptar ciertas medidas derogatorias. "Esta provisión no permite", destaca, "la derogación de los artículos 3 - prohibición de la tortura -, 4.1 - prohibición de la esclavitud -, 7 - prohibición del castigo extralegal - y del 2 excepto en lo respectivo a muertes resultantes de actos de guerra legítimos". (Lluís Miquel Hurtado / El Mundo / Repubblica)