jueves, 21 de julio de 2016

14:37:00
CIUDAD DE MÉXICO, 21 de julio.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) realizó 98 visitas de inspección a los 95 zoológicos que se encuentran en funcionamiento en el país, como parte del Programa Nacional de Inspección a Zoológicos en el país, para verificar las condiciones dignas respecto al cautiverio, manejo y manutención de 20 mil 739 animales de 370 especies silvestres de aves, mamíferos y reptiles que albergan dichos recintos.

Cabe resaltar que la meta establecida en el Programa Nacional, fue la de inspeccionar a 92 de los 108 zoológicos registrados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales  (SEMARNAT); misma que fue superada al llevar a cabo diligencias en 95 de ellos y constatar que los 13 restantes se encuentran fuera de operación.

En los 95 zoológicos del país hay 20,793 animales.

En total la PROFEPA realizó 98 visitas de inspección, toda vez que en los zoológicos de Tangamanga en San Luis Potosí; de Altamira en Tamaulipas y el  Centenario en Yucatán, se realizaron más de una visita en cada uno de ellos.

Mediante las inspecciones aplicadas por 30 delegaciones federales de la PROFEPA, se llevó acabo el inventario físico de 20 mil 739 aves, mamíferos y reptiles; de los cuales se verificó su legal procedencia mediante el cotejo de  documentos y sistemas de marcaje asignados a cada uno.

En total fueron asegurados precautoriamente 4 mil 186 animales a 58 zoológicos, toda vez que al momento del desarrollo de las inspecciones no se acreditó la legal procedencia de los ejemplares o se observaron situaciones respecto al trato digno y respetuoso.

Entre otros aspectos verificados en cada una de las inspecciones, fue el cumplimiento de los términos y condicionantes de sus respectivos registros y sus planes de manejo. Por otro lado, se verificó que cada zoológico haya cumplido con sus obligaciones administrativas, como la presentación ante la SEMARNAT, de sus informes de actividades, de sus inventarios de altas y bajas de ejemplares.

El programa aplicado durante los últimos doce meses, exigió a la PROFEPA una gran inversión de recursos humanos y materiales, pues de acuerdo al inventario de animales confinados en algunos zoológicos, se requirió la participación de varios inspectores y varios días de trabajo, como fue el caso de las visitas aplicadas a los zoológicos de Morelia en Michoacán, el Miguel Álvarez del Toro en Chiapas, el Parque Yumká en Tabasco, el de Chapultepec en la Ciudad de México, el de Zacango en el estado de México y La Pastora en Nuevo León.

Entre los ejemplares asegurados se encuentran especies como: coyote, guacamaya verde, guacamaya roja, aguililla de Harris, loro corona azul, Iguana verde, venado cola blanca, loros y pericos, jaguar, tigre, cocodrilo de pantano, cocodrilo de río, gato montés, hipopótamo, jirafa, tortuga.

Mediante este programa, la PROFEPA encontró, en general, que los zoológicos del país velan por el buen cuidado y manutención de los animales, pues solo el 3% (133) de los ejemplares asegurados, fue motivado por faltas sobre trato digno y respetuoso.

Lo anterior es positivo para la Procuraduría, toda vez que estas unidades de manejo, con base a la Ley General de Vida Silvestre son las primeras opciones que se tienen para canalizar ejemplares asegurados y decomisados.

Una de las oportunidades de mejora detectadas para los zoológicos, es llevar de forma organizada y ordenada sus expedientes y archivos documentales, para cumplir desde el desarrollo de las inspecciones, con la demostración de la legal procedencia y así evitar que la PROFEPA les dicte el aseguramiento de animales de sus colecciones.

Otra área de oportunidad es que a los zoológicos se les asigne un presupuesto acorde a sus planes de colección o a su capacidad de albergue de ejemplares.

En el marco de este programa, también fueron atendidas denuncias ciudadanas por la muerte de algunos ejemplares, como fue el caso del Parque zoológico Yumká en Tabasco.

Otra denuncia atendida fue la de situaciones de maltrato de un tigre de bengala en el zoológico Wamerú en Querétaro, por lo que mediante la investigación de la PROFEPA se observó que la fotografía de la cual se desprendió la denuncia correspondía a un hecho suscitado meses antes, y que la herida fue producida por el mismo ejemplar que frotó su nariz con demasiada fuerza y en repetidas ocasiones, en los troncos que tiene en su albergue donde quedó impregnada sangre de la carne con que se alimentaba, lo que ocasionó las laceraciones en la parte superior de la nariz.

Finalmente, la PROFEPA continuará con la supervisión de los zoológicos a través del diseño de un nuevo programa de inspección, cuyo objeto será centrarse en las condiciones de cuidado y manutención de grupos o especies prioritarias, o que requieran de cuidados especiales, ya sea por su relevancia en términos de su estatus de protección o de su población en vida libre y cautiverio.