viernes, 24 de junio de 2016

02:17:00
LONDRES, 24 de junio.- Nigel Farage ha provocado de nuevo la ira de los británicos pro-europeos al proclamar que la victoria del Brexit ha sido posible "sin disparar una sola bala". El líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip), que provocó la indignación nacional con su declaración anti-inmigración, horas antes del asesinato de la diputada laborista Jo Cox, se ha convertido en el postre amargo del referéndum y se ha adelantado incluso al 'cabecilla' del Brexit, el ex alcalde de Londres Boris Johnson.

Tras conocer los resultados, Farage ha pedido la formación de un Gobierno pro Brexit, sugiriendo la dimisión de David Cameron. "Ahora necesitamos un Gobierno Brexit", ha dicho el líder de Ukip después de que el ministro de Exteriores, Philip Hammond, asegurara que el primer ministro, que ha hecho campaña a favor de la permanencia en la UE, seguirá en el cargo.

Nigel Farage en su discurso de esta mañana ante el Parlamento británico. (Reuters)

Farage había jugado a despistar en el arranque de la noche , vaticinando el triunfo de la permanencia "por muy poco". Al as cuatro de la madrugada (cinco en España) dio un volantazo y predijo que el Reino Unido amanecería "con "la victoria de la independencia".

"Estamos ante la victoria de la gente real frente a las multinacionales, frente a las élites políticas y ante la corrupción y las mentiras", dijo, no sin antes vaticinar el principio del fin de la Unión Europea: "Espero que este triunfo tire por tierra los proyectos fallidos y nos lleve a una Europa de naciones soberanas negociando entre ellas".

Pese al aluvión de críticas, Farage se ha convertido en el auténtico vencedor moral del referéndum. Con un solo diputado (Douglas Carswell), pero con una presencia cada vez mayor en el norte y en el este de Inglaterra, el futuro del Ukip está garantizado después del Brexit. El propio Farage, que fracasó en su última intentona de conseguir su propio escaño, ha desmentido que Boris Johnson le haya ofrecido un puesto en el hipotético Gobierno que negociará la salida de la UE. (Carlos Fresneda / El Mundo / The Sun)