viernes, 24 de junio de 2016

02:24:00
CIUDAD DE MÉXICO, 24 de junio.- Con la salida de Reino Unido de la Unión Europea el tipo de cambio podría llegar a niveles de 20 pesos por dólar entre mañana y el domingo, a pesar del gran nivel de subvaluación con respecto a los sólidos fundamentales de nuestro país, aseguró Gabriel Casillas, economista en jefe de Banorte Ixe.

Por lo anterior, la Comisión de Cambios podría intervenir en el mercado cambiario vendiendo dólares tan pronto como hoy, en caso de que hubiera movimientos muy fuertes con baja liquidez y particularmente en contra del peso mexicano.

Con esto anticipamos una acción coordinada de bancos centrales a nivel global para proveer liquidez a los mercados. En cuanto a Banxico, esto pondría mucha más presión a la Junta de Gobierno para subir tasas en su próxima reunión del 30 de junio, señaló Casillas.


César Elías, subdirector de análisis económico en banco Multiva, aseguró que con la salida de Reino Unido de la Unión Europea se espera una fuerte presión sobre el peso mexicano y otras monedas emergentes, lo que llevaría al tipo de cambio a operar en el corto plazo hasta las 19.30 unidades por dólar.

También indicó que la turbulencia en los mercados creará una mayor demanda de activos seguros como los bonos estadounidenses, mientras que las tasas de los bonos mexicanos presentarían presiones a lo largo de toda la curva y el mercado accionario local sufriría pérdidas.

El economista señaló que una de las preocupaciones sobre el Brexit es que afectará los volúmenes de comercio mundial, generando menores expectativas de crecimiento económico global, lo que a su vez terminará teniendo un impacto, aunque limitado, en el comercio de México con Estados Unidos.

Por su parte, Luis Robles, presidente de la Asociación de Bancos de México, consideró que la salida del Reino Unido de la Unión Europea tendrá un efecto directo en el tipo de cambio.

Sin embargo descartó que el tipo de cambio sobrepasó los 21 pesos o más.

Un efecto inmediato que hay que analizar es que la salida tiene implicaciones que no se sabe qué pasará con los mercados financieros de Londres, “no sabemos si los bancos se moverán a Frankfurt o se quedarán, qué efecto se tendrá en el crecimiento a largo plazo de Gran Bretaña y de la Zona”. (El Financiero)