viernes, 24 de junio de 2016

04:34:00
ROMA, Italia, 24 de junio.- Es una enfermedad escondida. A veces se ignora. Temida. La depresión es difícil de diagnosticar debido a que también en un gran número de casos los pacientes son los primeros en rechazar su condición. A menudo pasan meses entre el inicio de los síntomas y la decisión de buscar atención médica. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el año 2030 será la enfermedad crónica más común. Una emergencia de la que se informó el Libro Blanco sobre la depresión hecho por Onda (Observatorio Nacional sobre la salud de la mujer), apenas presentado a la Cámara de Diputados con una investigación sobre la enfermedad.

Los casos aumentan por la crisis económica y los cambios en los roles dentro de la familia. "Son casi 4.5 millones de personas deprimidas en Italia y las mujeres, respecto a los hombres, están involucradas en una proporción de 2:1, sea como pacientes, sea como cuidadoras. Se toma en cuenta el profundo cambio en el papel en que éstas realizan varias tareas como, por ejemplo, el aumento de la cantidad de trabajo, las cargas más altas de responsabilidad asociadas con las funciones profesionales, la adquisición de estilos de vida incorrectos. Esto enfatiza aún más el estrés físico y psico-emocional, considerado por la mayoría de las mujeres, el 57% según nuestra encuesta, una de las principales causas de la depresión ", explica Francesca Merzagora, Presidente de Onda, Observatorio Nacional sobre la salud de las mujeres.

La encuesta. Los resultados de Onda sobre una muestra de 1,004 personas (503 mujeres y 501 hombres) fotografían todos los aspectos de la enfermedad: sociales, epidemiólogos, clínico-diagnósticos, terapéutico-asistenciales y económicos. El análisis muestra que la depresión mayor es un trastorno psiquiátrico muy temido, generalizado y creciente en la población, que representa uno de los principales problemas de salud pública en todo el mundo con un costo total de 800 mil millones de dólares y aproximadamente el 56% de los pacientes sin recibir el tratamiento adecuado, en Italia una persona con la enfermedad de cada tres, según la OMS.

Después de los tumores. Según los entrevistados, la depresión ocupa el segundo lugar (27%) después de los tumores en la percepción del impacto sobre la vida del paciente, y el 58% la considera una verdadera enfermedad, física, para detectar precozmente y curarla. Uno de cada cuatro la ve en cambio como una condición mental que no se puede entender plenamente y con la que sólo se puede convivir. Esta enfermedad es también uno de los trastornos del estado de ánimo comórbidos más altos y representa una causa importante de discapacidad temporal y permanente, resultando en un costo muy alto en términos de recursos humanos y económicos. Son muchas las causas reconocidas por los encuestados, la depresión no es de hecho considerada una consecuencia directa de un factor único, pero se percibe como el resultado de un conjunto de diferentes factores. Traumas (69%) y estrés (60%) son reconocidos como las principales causas de la enfermedad de quienes ya han sido diagnosticados, mientras que aquellos que no han tenido la experiencia creen que la depresión se origina principalmente en una personalidad emocionalmente frágil (67%).

Síntomas. Según el informe, los principales síntomas asociados con la depresión son emocionales por naturaleza, como los pensamientos negativos (69%), la soledad (67%) y la tristeza (63%). El impacto de la enfermedad en la calidad de vida es dramático para el paciente así como para toda la familia, ya que afecta a la persona y su funcionamiento social, reduciendo la posibilidad de desempeñar un papel "normal" en las diversas actividades en el ámbito familiar, socio-relacional y de trabajo. Para 1 de cada 3 entrevistados, también impacta en los trastornos cognitivos, tales como la dificultad para la toma de decisiones y para mantener la concentración, causando un gran impacto en la calidad de vida.

Aumentar la conciencia. "El objetivo de Onda en la lucha contra la depresión - explicó Merzagora - es aumentar el conocimiento y la conciencia sobre esta enfermedad y reducir el estigma en la población, acercándose a los pacientes con un diagnóstico y tratamiento precoces y ayudando a mejorar la calidad y la accesibilidad de los servicios hospitalarios y de la comunidad. Esperamos que la definición de un plan nacional garantice a todos los pacientes el acceso a un diagnóstico temprano, a las vías de atención terapéuticas apropiadas y una eficaz red de servicios locales".

La crisis económica. "Esta enfermedad es un reto importante para la salud general del siglo XXI Incluso en Italia está aumentando su incidencia y prevalencia, dice Claudio Mencacci, presidente de la Sociedad Italiana de Psiquiatría. En un estudio reciente a punto de ser publicado, el cual involucra a 18 centros especializados para el tratamiento de la depresión a más de 700 personas, se ha sabido  que pasan 23 meses entre los primeros síntomas y la decisión de buscar atención médica, mientras que el tiempo antes de recibir un diagnóstico es de 25.5 meses. Los pacientes  son monitoreados y tratados con medicación y psicoterapia. Es bueno seguir el consejo de un especialista que debe vigilar al paciente durante todo este tiempo". Pocas personas se curan y si la cura es tardía es menos eficaz".

En nuestro país, 4.5 millones de personas sufren de depresión. ¿Pero por qué los casos de pacientes deprimidos van en aumento? "Es una coincidencia de varios factores -explica Mencacci-, entre ellos la inseguridad económica y la crisis que desde 2008 ha cruzado Europa. Países como Irlanda y España han tenido un aumento en los casos de depresión. Sería importante centrarse en políticas de inclusión laboral. Entre los jóvenes que están en ese grupo de edad en que no trabajan y no estudian, aumenta la depresión". Entre las categorías en riesgo están las mujeres en los períodos de su mayor vulnerabilidad: la adolescencia, perinatal, la menopausia, cuando ya no son fértiles y la edad avanzada. "Hay un nuevo papel de la mujer -explica Mencacci- que involucra la crisis de la identidad masculina. Vivimos en una época de transición y el problema es la transición hacia nuevos modelos Esto causa problemas. Debe tenerse en cuenta que la depresión tiene un impacto tanto en el estado de ánimo en la esfera del humor y la cognitiva, empeorando y disminuyendo la calidad y cantidad de vida de los pacientes".

Los estilos de vida. Incluso los estilos de vida tienen un impacto sobre esta enfermedad. "Los trastornos del sueño tienen un papel importante -añade Mencacci-. Dormir menos es un elemento que puede conducir a la depresión, pero hay otros factores: el uso de estimulantes, no sólo las drogas, sino también el uso excesivo. de cafeína y teína, estimulación sonora, luminosa, la contracción del tiempo y el espacio. Usted vive en una "sobreestimulación" continua y a veces no hay separación entre el ocio y el trabajo, esto causa estrés".

Poco tratada. Entre los problemas está el hecho de que la depresión es a menudo subestimada. "A pesar de que es un problema de salud de gran importancia clínica, social y económica, la evidencia muestra que está muy infradiagnosticada y poco tratada - dice Américo Cicchetti, director de la Escuela Superior de Economía y Gestión de los sistemas de salud ALTEMS de la Universidad Católica del Sagrado corazón de Roma. "Los resultados de nuestra revisión sistemática sobre el coste social de la depresión muestran un costo directo por paciente de entre € 1,451 y € 11,482 por año, dependiendo de la gravedad y el contexto de referencia. El costo indirecto, sin embargo, varía entre € 1,963 y € 27,364. Entre los costos directos, el desequilibrio entre el peso de las hospitalizaciones por complicaciones y los beneficios del diagnóstico y tratamientos farmacológicos, sugiere que un enfoque en el cuidado total del paciente podría mejorar en gran medida el tratamiento de la enfermedad ". (Valeria Pini / Repubblica)