viernes, 24 de junio de 2016

05:13:00
Bajo Reserva / Periodistas El Universal


El grupo compacto de la panista Margarita Zavala tomó nota de la encuesta que pone al dirigente del partido, Ricardo Anaya, al frente de otros presidenciables azules, dato publicado en este espacio. Sin embargo, colaboradores de la aspirante a la candidatura presidencial cuestionaron la actitud de don Ricardo, quien dijo a EL UNIVERSAL que está absolutamente concentrado en sus tareas al frente del panismo y sin pensar en 2018, cuando en los hechos “mueve sus propias encuestas, recursos del partido y ¡hasta por mensajes de celular!”. En el equipo de doña Margarita nos advierten que el doble discurso de Anaya puede provocar una tensión innecesaria dentro del PAN. Y claro, nos dicen, don Ricardo debe ser claro y definir si quiere competir por la candidatura azul a Los Pinos. Bajo esa circunstancia, no puede utilizar la plataforma partidista para fines personales, advierten los zavalistas. ¿Se le quitará lo gallito al queretano con el reto de Margarita?

Tensión entre médicos por universalización de servicios de salud

En la sesión ordinaria del Consejo Nacional de Salud, que encabeza la Secretaría de Salud federal, y que agrupa a todos los secretarios estatales del sector; así como a IMSS, ISSSTE, Sedena, Semar, Pemex y DIF nacional, y que se realiza desde ayer y seguirá hoy en la Ciudad de México, se analiza y se afina un tema: la puesta en marcha del Acuerdo Nacional hacia la Universalización de los Servicios de Salud. Sin embargo, la medida ha comenzado a inquietar al personal médico, que salió a las calles a manifestarse en contra de este acuerdo que se encamina a la cobertura universal de salud. Las autoridades federales han tenido que explicar que no se trata de portabilidad de servicios médicos. Es decir, ninguna persona asegurada en un instituto podrá cambiarse a otro. Explican que sólo es un intercambio en materia de atención médica entre instituciones que garantice una atención pronta y de calidad al paciente, en determinadas enfermedades, sin importar bajo qué esquema de seguridad cotiza el paciente. No obstante, los médicos no están muy convencidos. Hoy se espera que el secretario de Salud, José Narro Robles,
explique de qué se trata y trate de generar la confianza de sus colegas.

El invitado incómodo

Un invitado que pocos quieren tener en estos días es el secretario de Educación, Aurelio Nuño, y no se trata de nada personal contra el funcionario, sino de lo complicado que puede resultar logísticamente su presencia. Hoy don Aurelio estará en la ciudad de Acapulco, Guerrero, para inaugurar la XLIX Sesión Ordinaria de la Asamblea General de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior. Nos comentan que la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero tiene previsto aprovechar la presencia de la plana mayor de las autoridades educativas del país, y del gobernador Héctor Astudillo, para realizar protestas y pedir una mesa de negociación con el gobierno local. Por lo pronto, desde ayer, el anfitrión —la Universidad Autónoma de Guerrero— ya empezó a tomar precauciones, pues el rector Javier Saldaña Almazán —a través de su jefe de seguridad— giró instrucciones para prohibir el acceso a la prensa, pues se temían infiltraciones de Trabajadores de la CETEG al hotel Mundo Imperial, donde se lleva a cabo el encuentro de las universidades. El evento empieza a las 10 de la mañana, pero se prevé que las actividades de la Coordinadora comiencen mucho más temprano, debido a que, nos dicen, su intención es que el secretario Nuño no llegue... o cuando menos, no tan fácilmente.

La amenaza a De Mauleón

Desde el gobierno federal tomaron muy en serio las amenazas de la Asamblea de Barrios al columnista de EL UNIVERSAL Héctor de Mauleón por la peligrosidad de la banda de narcomenudeo que opera en la colonia Condesa. La investigación periodística reventó un centro importante de distribución de narcóticos, ubicado en un edificio invadido en la Condesa, nos confirman. Sin embargo, las autoridades de la CDMX no encontraron ni armas ni drogas ni personas en el operativo policiaco, quizá, pero sólo quizá, porque los ocupantes del inmueble tuvieron un mes para realizar la mudanza a otro inmueble en la misma zona. En los hechos, nos explican, no se puede entender el fallido plan sin algunas complicidades de mandos policiacos. Y, ahora, las amenazas son reales en la medida en que los grupos de narcomenudistas son proclives a actuar por su cuenta, para quedar bien con sus jefes. ¿Harán su trabajo las autoridades capitalinas?