domingo, 30 de junio de 2013

09:04:00
CIUDAD DE MÉXICO, 30 de junio.- El supuesto lavado de dinero del que se acusa al ex Gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo y a funcionarios de su administración, presuntamente se realizaba a través de dos empresas que operaban en Veracruz y Yucatán, publicó el diario Por Esto!, de Mérida.

Andrés Granier Melo, ex gobernador de Tabasco, es acusado de un millonario saqueo al erario de su estado

A través de estas empresas, colaboradores compraron y vendieron departamentos, residencias, terrenos, restaurantes de lujo y otros inmuebles, tanto en zonas de alta plusvalía como populares, incluso en rancherías, con fondos que supuestamente habrían sido desviados del erario.

Una investigación realizada por el diario, reveló que la llamada Unión de Crédito Integral del Golfo, S.A. de C.V., presuntamente fue creada para realizar adquisiciones de miles de hectáreas y otras inversiones millonarias del llamado “Grupo Tabasco”.


Su objetivo era “recibir préstamos y créditos exclusivamente de sus socios…”, “otorgar créditos o préstamos a sus socios, con o sin garantía, o bien facilitar el acceso al crédito otorgándoles su garantía o aval…”, “practicar con sus socios operaciones de descuento, préstamo y crédito…”

De acuerdo con la investigación, en la lista de socios de la empresa aparece: Ángel González Monterrubio, supuesto prestanombres de Granier, que en los últimos años de dedicó a la venta de bienes inmuebles; actualmente se encuentra prófugo.

González Monterrubio gozaba de un poder otorgado por el presidente de la Unión, Esteban Correa Bolio al igual que Ligia Corina Cabrales Martínez, quien fuera coordinadora de Licitaciones de Recursos Materiales, Servicios y Obra Pública en Tabasco, señalada como cercana al ex Tesore José Manuel Saiz Pineda, actualmente preso.

Esta última es socia fundadora y secretaria del Consejo de Administración de la Unión de Crédito, “facultada con poder amplio, que incluye también actos de dominio”.

La Unión de Crédito Integral del Golfo, S.A. de C.V., se conformó en el Estado de Veracruz. Sin embargo, el 22 de octubre del 2008 cambió sus socios y de domicilio fiscal como “estrategias” para perder el rastro. “Actualmente esa entidad financiera cuenta con oficinas fiscales fantasmas y/o abandonadas en Veracruz, Ver., en Martínez de la Torre, también en Veracruz y en Mérida, Yucatán, reseña el diario.

LA SEGUNDA EMPRESA

De acuerdo con la información del diario, a través de otra empresa llamada “Patrimonio Kanasín”, Saiz Pineda le habrían vendido terrenos a la primera por 246 millones de pesos, a pagar en 10 años.

Información publicada previamente señala que hasta ahora son más de tres mil los terrenos afectados por las transacciones de la empresa, incluso, ante el temor de un desalojo, vecinos del Ejido de Kanasín denunciaron a Jacinto Sosa Novelo, ex Procurador Agrario en Yucatán, señalado como el principal contacto por medio del cual el ex Tesorero de Tabasco, hacía las transacciones.

Saiz Pineda y su padre aparecen como ejidatarios en un acta de Comisariado, avalada por la Procuraduría Agraria, que posteriormente vendieron sus tierras a la empresa Patrimonio de Kanasín, en la que participa como abogado y comercializador el ex Subprocurador de Yucatán Rafael Acosta Solís.

Rafael Acosta Solís fue Subrocurador de Justicia en Yucatán durante el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco

Según consta en el Registro Público de la Propiedad de Yucatán, las 131 hectáreas que adquirió el ex funcionario tabasqueño en Kanasín fueron vendidas al triple de su costo estimado, con lo que Saiz Pineda incrementó el dinero invertido al menos tres veces.

La plusvalía de la inversión real es aproximada y sería mucho mayor, ya que de acuerdo a la asamblea ejidal, los Saiz habrían pagado apenas entre 20 y 30 mil pesos por hectárea; mientras que el precio al que ellos vendieron fue de 1 millón 882 mil 174.20 pesos por cada una de ellas. (Sin Embargo)

0 comentarios:

Publicar un comentario