jueves, 19 de abril de 2018

16:27:00
MÉRIDA, Yucatán, 19 de abril de 2018.- Señalado como uno de los más sobresalientes pianistas mexicanos con presencia internacional, Jorge Federico Osorio retorna a Mérida los días 20 y 22 de abril con la Orquesta Sinfónica de Yucatán para presentar el Concierto para piano número 2 de Johannes Brahms, una de las piezas de mayor dificultad creadas para ese instrumento.

La OSY con el maestro Juan Carlos Lomónaco en la batuta recibe con mucho agrado al concertista graduado en el Conservatorio de Tchaikovsky de Moscú, señalado como excepcional intérprete de las obras de Beethoven.

La máxima agrupación musical del estado anuncia su séptimo programa de la temporada 2018 con doble atractivo, primero, el contar de nuevo con Jorge Federico Osorio, quien ostenta un extenso currículum de presentaciones en Estados Unidos, Centro y Sudamérica, Europa, Singapur, Japón y Rusia, entre otros países.

Jorge Federico Osorio.

Reconocido internacionalmente por su dominio del piano, Jorge Federico Osorio ha recibido varios premios internacionales entre ellos el del Concurso de Piano de Rhode Island, el Premio Gina Bachauer de la Sinfónica de Dallas y la Medalla Bellas Artes al mérito artístico por parte del Instituto Nacional de Bellas Artes en México.

En 2015 celebró 50 años de carrera artística y recibió el título Doctor Honoris Causa en Bellas Artes por parte de la Universidad Veracruzana. Su repertorio incluye obras de todas las épocas y son reconocidas sus grabaciones con la Royal Philharmonic Orchestra de Londres de los conciertos de Beethoven, Brahms, Mozart, Ravel, Tchaikovsky y Ricardo Castro, entre otros.

 Miguel Escobedo Novelo, Director General del Fideicomiso Garante de la Orquesta Sinfónica de Yucatán; Lic. Margarita Molina Zaldívar, Presidenta del Patronato para la Orquesta Sinfónica de Yucatán; Mtro. Jorge Federico Osorio, Solista invitado, piano y Mtro. Juan Carlos Lomónaco, Director titular.

El contar con el pianista Osorio, que ha dado cátedras de especialización a jóvenes concertistas mexicanos, representa uno de los acontecimientos más importantes del ámbito de la música de concierto en el estado y la OSY se honra nuevamente en presentar a esta gran figura pianística internacional.

El segundo atractivo del programa es la inclusión de la obra del alemán Johannes Brahms calificada por el propio Lomónaco “tan hermoso como grandioso”, cuyos cuatro movimientos evocan a una gran sinfonía y que fue estrenada por el mismo compositor en Budapest en 1881.

El concierto para piano número 2 en si bemol mayor Opus 83 fue escrito en 1878, 20 años después del primero. De impulso menos trágico que su predecesora, la obra goza en la actualidad de gran popularidad sólo comparable a las contribuciones de Beethoven al género.

En la parte complementaria la OSY tiene reservada una joya musical para los melómanos: la 5ª Sinfonía de Sergei Prokofiev, quien la compuso en plena II Guerra Mundial como “un himno para un hombre libre y feliz, dedicado a sus maravillosos poderes y a su puro y noble espíritu”.

La obra fue estrenada el 13 de enero de 1945 en el Gran Hall del conservatorio de Moscú por la Orquesta Sinfónica Estatal de la URSS dirigida por el mismo Prokofiev, la cual fue bien recibida y posteriormente interpretada por Serge Koussevitzky con la Orquesta Sinfónica de Boston e inmortalizada en grabación para la RCA Víctor.

0 comentarios: