viernes, 18 de agosto de 2017

23:12:00
MÉRIDA, Yucatán, 18 de agosto.- El Cabildo del Ayuntamiento de Mérida aprobó este día por mayoría sancionar a Santiago Alberto Alamilla Bazán, ex director del Rastro Municipal, en los términos de la resolución emitida por la titular de la Unidad de Contraloría con fecha 13 de julio de 2017 en un proceso administrativo de responsabilidades.

Foto: Archivo

En consecuencia, se instruye a la Contraloría para ejecutar las sanciones señaladas en la resolución, la cual contempla que Alamilla no podrá ocupar un cargo público por los próximos 3 años.

Tonatiuh Villanueva Caltempa, del PRD, describió ésta como una fecha que va a quedar grabada en la memoria de los cabildos.

Hizo un llamado a no hablar de partidismos, pues recordó que el conflicto inicial empezó con la regidora Milagros Romero, que no es del partido que gobierna este municipio.

Finalmente, dijo Villanueva, la Contraloría pasa un dictamen y ellos, los regidores, tienen que definir y resolver si van a solapar que quien esté en un cargo público y esté usando dinero del pueblo puede hacer con él lo que quiera.

"Quien haga mal uso del recurso debe ser sancionado. Si firmas un finiquito y ya no tienes firma no lo puedes firmar, ya no tienes la figura", dijo respecto a la autoliquidación de Alamilla por más de medio millón de pesos tras sólo año y fracción en el cargo.

"Intentar politizarlo, intentar mover el oleaje con denuncias no sólo contra regidores sino contra gente de los medios es completamente deplorable", remarcó.

Aquí, señaló, el mensaje tiene que ser claro: al que haga mal uso de los recursos se le va a sancionar y se llegará hasta las últimas consecuencias.

La regidora Milagros Romero Bastarrachea, de Movimiento Ciudadano, celebró la resolución, describiendo las prácticas administrativas de Alamilla en el Rastro como "no idóneas".

Recordó que fue una solicitud realizada en Cabildo en abril pasado que poco a poco fue tomando importancia y, por consecuencia, fuerza al interior de la administración. Incluso, recordó, Alamilla fue sujeto de una inconformidad laboral ante la Codhey la cual quedó sobreseída hacia el municipio de Mérida ante la renuncia del empleado acusado.

El proceso en Contraloría, explicó, ha llevado tiempo y dado pie a muchas acusaciones mediáticas del ex director del rastro, las cuales describió como nada sólidas.

Ante una solicitud legal de investigación a la Contraloría y una votación de Cabildo para sustituirlo, la andanada de demandas sin fundamento, acusaciones de corrupción, acoso de personajes ficticios en las redes sociales, amenazas, insultos y difamaciones no se ha hecho esperar ni se cree que en un tiempo pare.

Romero describió la resolución como firme y clara, con razones y fundamentos legales, y a Mauricio Vila Dosal como un alcalde que dio la libertad y respaldo al área correspondiente para hacer su trabajo aun cuando se trataba de un colaborador que él mismo propuso y militaba en su partido.

El Cabildo, reconoció, atiende las denuncias que se hacen con pruebas. También elogió a la Contralora, señalando que trabaja con libertad y seriedad y describiendo la resolución como valiente.

Por su parte, José Rivero Mendoza, del PRI, reiteró críticas pasadas a la Contraloría respecto a quejas interpuestas contra otros funcionarios del Ayuntamiento, llamando a que dicha instancia cumpla de manera objetiva y puntual sus obligaciones. 

Alfonso Seguí Isaac, también del PRI, dijo que la Contraloría no está combatiendo la corrupción sino que está utilizando la posición que tiene para un "revanchismo político", llamando a la instancia una "contraloría a modo".

Antecedentes

Santiago Alamilla fue nombrado director del Rastro Municipal (Abastos de Mérida) en septiembre de 2015 y presentó su renuncia voluntaria al cargo a finales de febrero de 2017. Se siguió en su contra el Procedimiento Administrativo de Responsabilidades número PPR01/2017 y se habló de varias presuntas irregularidades en el tiempo que duró en el cargo.

Según testigos presenciales, Alamilla, presente en la sesión de Cabildo, se fue rápido del lugar y hasta casi llora tras la votación, que no le fue favorable.

Esta resolución confirma lo publicado por Libertad de Expresión Yucatán en meses pasados sobre la autoliquidación de Alamilla y las presuntas irregularidades en su gestión. (José Repetto)

0 comentarios: