viernes, 14 de abril de 2017

09:34:00
WASHINGTON D.C., 14 de abril de 2014.- El Pentágono ha difundido este viernes el vídeo del momento en que la bomba GBU-43, la mayor no nuclear del arsenal estadounidense, nunca utilizada hasta ayer, impacta contra un sistema de cuevas del Estado Islámico (EI o ISIS) en Afganistán.

Las imágenes aéreas muestran el momento en que la conocida como "Madre de todas las bombas" impacta en la ladera de una montaña en el distrito de Achin, provincia de Nangarhar, con una potencia equivalente a 11 toneladas de TNT.

Una inmensa columna de humo y escombros aparece tras la explosión, que en este tipo de explosivos ocurre antes de tocar tierra para crear una potente onda expansiva capaz de derrumbar túneles y búnkers al crear un pequeño terremoto.

En el vídeo puede apreciarse el avance de la onda expansiva en una zona montañosa y remota del este afgano en la que el EI, que llama a esa región de Asia central Jorasán (provincia de su autoproclamado califato), se había hecho fuerte. 

Un fotograma del vídeo difundido por el Pentágono de la MOAB lanzada en Afganistán contra el ISIS. (Department of Defense Videos)

Según la información facilitada por un portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Muhammad Radmanish, al menos 36 miembros del Estado Islámico murieron por el ataque, que destruyó además una importante instalación de ese grupo terrorista, sin que por el momento exista constancia de muertos o heridos entre la población civil.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, indicó este jueves que el objetivo era acabar con un "sistema de túneles y cuevas" del EI en Afganistán que "les permitía moverse con libertad y atacar con más facilidad a los asesores (militares) estadounidenses y las fuerzas afganas".

La bomba, en servicio desde 2003, solo había sido utilizada en pruebas y ha sido diseñada no solo para destruir búnkers y túneles, sino como arma psicológica, por el impacto que deja en los supervivientes.

Las Fuerzas Especiales de Estados Unidos en Afganistán han publicado a través de su cuenta oficial en Twitter el primer vídeo del ataque con la bomba no nuclear más potente que se ha usado nunca en combate: la GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast Bomb (MOAB), con 11 toneladas de explosivo TNT de alta potencia.

La bomba fue arrojada en torno a las 19.32 horas (las 16.32 de la tarde en España) contra "túneles y personal" de Estado Islámico en la localidad de Achin (provincia de Nangarhar, en el este del país) desde un avión MC-130 comandado por un cuerpo de operaciones especiales de la Fuerza Aérea.

El comandante de las fuerzas de Estados Unidos en Afganistán, John Nicholson, ha defendido este viernes que la GBU-43 era «el arma adecuada para el objetivo adecuado» y ha recalcado que se tomaron «todas las precauciones posibles» para evitar víctimas civiles.

Nicholson ha asegurado durante una rueda de prensa en Kabul que la decisión de utilizar este artefacto fue puramente táctica. «Era el arma adecuada para el objetivo adecuado», ha esgrimido, en un intento por zanjar las especulaciones sobre una supuesta demostración de fuerza de Estados Unidos.

El comandante norteamericano ha defendido la importancia de combatir a Estado Islámico en Afganistán, donde ha cometido todo tipo de atrocidades. En este sentido, ha recordado que los milicianos leales a Abu Bakr al Baghdadi «han sacado a ancianos de sus casas en Nangarhar y los han decapitado delante de sus familias», al tiempo que también «han secuestrado a mujeres e hijas para obligarlas a casarse con milicianos».

Nicholson ha reiterado el «compromiso» de Estados Unidos con Afganistán «en esta lucha» y ha dicho que ambos gobiernos están «unidos» para «impedir que los terroristas establezcan feudos seguros» en el país, según declaraciones recogidas por el portal de noticias TOLO. "Trabajaremos codo con codo con nuestros socios afganos y utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para eliminar la amenaza", ha añadido.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Dawlat Waziri, también se ha dirigido a los medios para dejar claro, entre otras cosas, que la utilización de la bomba no supone un peligro para la población local. Así, ha explicado que al no tener combustible nuclear no representa riesgo alguno para la agricultura o la salud. Waziri ha apostillado que la única amenaza que existe actualmente para la población de Nangarhar es la presencia de Estado Islámico y ha certificado que la bomba del miércoles causó importantes daños en la infraestructura de la organización terrorista. (ABC / 20 Minutos)