viernes, 14 de abril de 2017

13:42:00
PARÍS, Francia, 14 de abril de 2017.- Duro ataque de Marine Le Pen contra el Papa y la Iglesia. Entrevistada por el diario católico La Croix, la candidata del Frente Nacional a la presidencial francesa (cuya primera ronda se vota el domingo23 de abril) dice que es "muy católica" pero todavía está "enojada" con la Iglesia, en particular por las palabras del Papa sobre la recepción de migrantes.

Sin embargo, la líder del FN dice que "con mucho gusto" invitará al Papa a Francia si resulta electa.

Enlace a la entrevista concedida por Marine Le Pen a La Croix.

"Dejemos a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César -manifestó la líder de la extrema derecha -. La Conferencia Episcopal se implica a veces en lo que no le concierne, dando instrucciones políticas. Yo no me entrometo en lo que dice el Papa a los fieles, no creo que las religiones deban decir a los franceses cómo tienen que votar".

Si Francisco acepta la invitación, Le Pen le dirá "que la caridad es un acto individual y no pertenece a los Estados. Que el Papa "llame a la caridad a acoger al otro, al extranjero, es algo que no me choca. Pero la caridad no puede ser sino individual; no se puede exigir a los Estados que se pongan contra los intereses del pueblo recibiendo a una gran migración; eso es política y también injerencia porque el Papa también es un jefe de Estado".

Piden levantar inmunidad parlamentaria

Los jueces franceses que instruyen las investigación sobre los presuntos empleos ficticios del Frente Nacional (FN) de la ultraderechista Marine Le Pen han pedido al Parlamento Europeo que levante la inmunidad parlamentaria a la eurodiputada, según informan medios locales.

Esa inmunidad es la que ha permitido a Le Pen negarse a acudir a las convocatorias de los magistrados durante la campaña electoral de las presidenciales, en las que a menos de diez días para la primera vuelta aparece como favorita para clasificarse para la segunda.

Los magistrados investigan si Le Pen y otros diputados europeos de su partido pagaron con dinero del Parlamento Europeo a asistentes parlamentarios que, en realidad, trabajaban para el FN.

Además de Le Pen, los jueces pidieron también levantar la inmunidad de la europarlamentaria del FN Marie-Christine Boutonnet por el mismo caso.

Las fuentes precisaron que la demanda fue efectuada por los jueces instructores a finales del mes pasado, a poco menos de un mes de la primera vuelta de las presidenciales que tendrá lugar el próximo día 23.

Le Pen se negó a acudir a las convocatorias policiales y judiciales en esta investigación y aseguró que lo haría tras las citas electorales, las presidenciales, que terminan el 7 de mayo próximo, y las legislativas, que tendrán lugar el 11 y 18 de junio siguientes.

De esta forma, la líder ultraderechista aseguró que pretendía que ese caso no influyera en los comicios.La justicia francesa abrió una investigación por esos presuntos empleos ficticios en marzo de 2015, tras haber sido prevenida por la Eurocámara, que ya impuso sanciones a Le Pen por esos mismos empleos.

La líder ultraderechista fue llamada a declarar por la policía a finales de febrero para ser interrogada por ese caso y a finales de marzo por los jueces para determinar si tenía que ser imputada.

En ambas ocasiones, la eurodiputada se protegió en su inmunidad parlamentaria para no acudir a la cita.Su asistenta parlamentaria, Catherine Griset, así como el de la eurodiputada Coutonnet, Charles Hourcade, sí tuvieron que acudir a esas convocatorias y están ambos imputados.

No es la primera vez que la justicia pide a la Eurocámara levantar la inmunidad parlamentaria de Le Pen.El pasado 2 de marzo, el Parlamento Europeo levantó esa inmunidad a la líder ultraderechista en la investigación abierta por haber colgado en la red social Twitter fotografías de ejecuciones llevadas a cabo por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Desde el FN, consideraron que esta nueva petición de los jueces en plena campaña electoral constituye "una maniobra político judicial que deshonra a sus autores".

El abogado de Le Pen, Marcel Ceccaldi, aseguró a Efe que combatirán la petición en el Parlamento Europeo pero que la respuesta "no llegará antes de dos o tres meses"."Los jueces conocen esos plazos. Para cuando llegue la respuesta del Parlamento Europeo ya habrán pasado las elecciones y, entonces, Marine Le Pen ya les había dicho que no tenía problema en declarar", señaló.

El letrado consideró que este proceso es "una parodia" que "genera desconfianza en la justicia francesa" y "mancilla la imagen internacional de Francia". (La Croix / El Mundo)