sábado, 29 de abril de 2017

11:51:00
MADRID, España, 29 de abril de 2017.- Este sábado 29 de abril, la Infanta Sofía, hija pequeña de los Reyes, cumple diez años. Una fecha muy señalada que, sin embargo, oficialmente no se diferenciará en nada de otros cumpleaños pues, según indica una fuente cercana a Zarzuela, no hay nada previsto fuera de la celebración estrictamente privada.

No ocurrió lo mismo en el décimo cumpleaños de su hermana mayor, Leonor. Su padre, Don Felipe, le concedió el Toisón de Oro, máxima condecoración de la Corona española, además del escudo de armas que le corresponde por su condición de Princesa de Asturias.

Sin embargo, en pocos días, la Infanta Sofía va a ser reina por un día, desplazando a su hermana mayor del foco de atención. Y es que va a hacer su primera Comunión la tercera semana del próximo mes de mayo, probablemente el miércoles 17, aunque esta fecha no ha sido confirmada por Zarzuela.

"Todavía no está confirmado el día, ya que como sucedió con la princesa de Asturias, lo establece el colegio en función de los cursos. En cuanto nos lo comuniquen, lo diremos, pues aunque se trata un acto privado, Zarzuela colaborará en la cobertura", asegura la fuente antes citada. 

La infanta Sofía de Borbón, celebrando con su familia la pascua, el pasado 16 de abril de 2017. (GTRES / 20 Minutos)

De momento, se sabe que la comunión de Sofía será un calco de la de su hermana Leonor, que tuvo lugar el 19 de mayo de 2015. Se seguirán estrictamente las pautas que marca el colegio Santa María de los Rosales, donde la hija pequeña de los Reyes cursa cuarto de primaria. La ceremonia tendrá lugar en la parroquia de Santa María de la Asunción de Aravaca (Madrid), con la veintena de niños y niñas de su clase, y será oficiada por fray Javier, el capellán del colegio, que ha impartido también a Sofía y a sus compañeros los dos años de catequesis preceptivos antes de recibir el sacramento.

Para desgracia de las niñas, que sueñan con lucir ese gran día un pomposo vestido de princesa, la austeridad impera en Los Rosales. Para evitar que se diluya el sentido religioso del acto, el centro obliga a hacer la comunión no sólo en día lectivo sino también con uniforme del colegio.

Así, Sofía lucirá falda gris, camisa blanca, corbata de rayas azules y amarillas, mocasines con calcetín marino y chaqueta americana, también azul marino, con el escudo del colegio bordado en dorado en el bolsillo superior.

Sin lugar privilegiado

Una austeridad que los Reyes aceptan sin rechistar y se aplican a sí mismos, rechazando las ofertas tanto de ocupar sitial de honor en el templo como de disponer de más de un banco, que es lo establecido para los familiares. Don Felipe y Doña Letizia ocuparán el lugar de la iglesia que les corresponde por orden alfabético.

Sólo acompañarán a Sofía seis miembros de su familia, además de sus padres y hermana. Probablemente, como en el caso de Leonor, acudan sus abuelos paternos, los Reyes Juan Carlos y Sofía, los maternos, Paloma Rocasolano y Jesús Ortiz con su actual mujer, Ana Togores.

A la comunión de Leonor asistió también su bisabuela, Menchu Álvarez del Valle. En esta ocasión no está tan clara su presencia, ya que ha cumplido 90 años y rara vez abandona Ribadesella.

Respecto a la ceremonia, Sofía y sus compañeros saldrán de la sacristía formados por parejas y se situarán junto al altar, desde donde fray Javier oficiará la misa ayudado por alumnos de cursos mayores que ya han recibido el sacramento.

También al Santa María de Los Rosales pertenecen los miembros del coro, que intervendrá en los momentos más solemnes. La única diferencia entre la Infanta Sofía y sus compañeros de curso será la asistencia de curiosos y medios de comunicación, que esperarán a las puertas del templo.

Lo más probable es que al acabar la ceremonia, Sofía haga un posado junto a sus padres y el resto de su familia. Fue en ese momento, cuando su hermana Leonor hizo sus primeras declaraciones ante un medio, reconociendo que "estaba muy nerviosa" y que lo iba a celebrar "en casa".

En efecto, como en aquella ocasión, está previsto que con Sofía se celebre posteriormente un almuerzo familiar en el Nuevo Pabellón de Zarzuela, la residencia de los Reyes, aunque será en la más estricta intimidad. No hubo pues testimonio gráfico del pomposo traje de princesa que aseguran vistió Leonor para el ágape, ni tampoco de la presencia de la Infanta Cristina con su hija, Irene Urdangarin, que fueron la sorpresa del festejo.

La Infanta rompió días después la relación con su hermano Don Felipe, tras despojarle éste del título de duquesa de Palma la víspera de su 50 cumpleaños.

Precisamente, una de las incógnitas que va a rodear a la comunión de Sofía es si, tras la polémica desatada por las vacaciones de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en Ciudad Real, Cristina de Borbón estará nuevamente entre los invitados. (Consuelo Font / El Mundo)