sábado, 29 de abril de 2017

17:02:00
EL CAIRO, Egipto, 29 de abril de 2017.- El periplo de la egipcia Iman Ahmed Abdelati, la mujer más obesa del planeta, tiene una nueva parada. Tras la batalla emprendida por su hermana, que acusa al equipo médico indio de mentir sobre su milagrosa pérdida de peso, la joven viajará en los próximos días a Emiratos Árabes Unidos, donde continuará con el tratamiento para liberarse del peso que la ha mantenido postrada en una cama durante años.

Fuentes del Hospital Saifee de Bombay, donde permanece ingresada desde el pasado febrero, han confirmado este viernes a EL MUNDO que Iman abandonará en los próximos días la clínica para viajar al hospital Burjeel de Abu Dabi. "El equipo del centro Saifee ha hecho un trabajo fabuloso y su recuperación no tiene precedentes. Está estable y todos los parámetros están bajo control. Necesitará seguir recibiendo rehabilitación neurológica y fisioterapia", ha indicado Aparna Govil, el primer miembro del equipo hindú que viajó a Egipto para conocer a Iman y la asistió durante un aparatoso viaje en un avión fletado por la compañía estatal Egyptair.

"El tratamiento aquí ha concluido. Será trasladada al hospital Burjeel de los Emiratos Árabes Unidos. La fisioterapia continuará allí. Iman estará más cerca de su familia", ha agregado la doctora en un escueto comunicado. 

La egipcia Iman Ahmed Abdelati, la mujer más obesa del planeta. (E.M.)

"Iman -ha subrayado- es una inspiración para millones de enfermos y obesos en todo el mundo". Fuentes del hospital, sin embargo, no han precisado a este diario cuándo se producirá el traslado a Emiratos Árabes Unidos.

Un equipo de la clínica emiratí viajó este jueves a Bombay, donde se encuentra preparando la evacuación. La prensa del país árabe ha precisado que los profesionales están completando todos los trámites logísticos necesarios para el traslado en un Boeing 737 fletado para la ocasión.

El hospital, donde será sometida a una nueva operación de cirugía, se encargará además de cubrir su viaje desde Abu Dabi a su ciudad natal, la mediterránea Alejandría. El vuelo a Abu Dabi, de seis horas de duración, cerrará un culebrón que estalló esta semana después de que Shaima, la hermana de Iman, acusara al equipo hindú de usar el caso para alcanzar la "fama". "Tengo que decir la verdad. El doctor Muffazal Lakdawala [el cirujano hindú que se ofreció a tratarla gratuitamente en su clínica de Bombay] nos ha engañado", denunció Shaima en conversación con este diario. "Desde el primer día nos prometió que se curaría por completo pero ahora va diciendo a los medios de comunicación que resulta imposible que Iman vuelva a caminar", agregó.

Shaima alegó, además, que su hermana no había perdido la mitad de los 500 kilos que llegó a pesar, tal y como anunció la semana pasada el hospital. "Confié en ellos ignorando que su objetivo era lograr la fama a costa de mi hermana. Ningún ser humano puede perder 262 kilos en dos meses. Iman no ha pasado por la báscula desde que pisó esta clínica. Y, si miento, que muestren a todo el mundo el vídeo del antes y el después. Apenas ha perdido 60 o 70 kilos, la mayoría líquido".

Contactado por este diario, el equipo médico negó la versión de Shaima. "Iman pesa en estos momentos 171 kilos. Se encuentra en buen estado pero sigue padeciendo los problemas médicos que ya tenía cuando vivía en Alejandría", comentó a EL MUNDO Aparna Govil.

La disputa se centra, además, en el estado de salud de la mujer que en los últimos meses ha acaparado titulares y ha protagonizado, según los médicos que la asisten, resultados milagrosos.

El pasado martes la reducción de peso de Iman -de 35 años y 1,41 metros de estatura- permitió examinarla por primera vez con un equipo de tomografía computarizada. Los primeros resultados indican que no ha sufrido ningún derrame desde su llegada a la India.

El mayor reto de Iman es superar las consecuencias del derrame cerebral sufrido hace tres años, que paralizó su lado derecho.

Un informe genético realizado en Estados Unidos desveló que su exagerada obesidad se debe a una mutación. "Había sido detectada previamente en otro individuo pero en el caso de Iman ha tenido consecuencias patológicas que han provocado su obesidad. Es la única persona en el planeta con este defecto genético", detalló recientemente la clínica.

La hasta ahora mujer más obesa del planeta sufre una retahíla de males como hipotiroidismo severo; linfedema -un edema originado por la obstrucción en los canales linfáticos del organismo-; insuficiencia cardíaca; enfermedad pulmonar obstructiva crónica; insuficiencia renal y enfermedad hepática congestiva. (Francisco Carrión / El Mundo)