martes, 20 de diciembre de 2016

17:44:00
CIUDAD DE MÉXICO, 20 de diciembre de 2016.- El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, clausuró hoy la 41ª Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, en la que hizo un respetuoso llamado a la Gobernadora, los Gobernadores y al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México “para redoblar todos nuestros esfuerzos contra la inseguridad”.

Reiteró que la seguridad “es una función del Estado que nos convoca y nos compromete a todos; así lo mandata nuestra Constitución, así lo demanda y exige nuestra sociedad, y así lo exigen las circunstancias actuales”.

Exhortó a que en materia de seguridad “todos nos comprometamos de manera seria y profunda, más allá de razones, de excusas o de culpas”, a redoblar el paso, “no claudicar, ser perseverantes, mejorar lo que hemos puesto en práctica, enriquecer lo que aún nos falta por hacer y que de esta manera, todos unidos en un frente común, sigamos trabajando por el México de paz y de tranquilidad”.

El Primer Mandatario clausuró la 41ª Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública.

En el salón Tesorería de Palacio Nacional, el Presidente Peña Nieto expresó: “hoy más que nunca, todos debemos hacer un frente común contra la violencia y la delincuencia. En esta misión colectiva, el Gobierno de la República continuará encabezando los esfuerzos institucionales para ofrecer una respuesta duradera a la legítima demanda de seguridad”.

“Seguiremos siendo un factor de encuentro, de unión y de trabajo conjunto en favor de la paz y la tranquilidad del país”, subrayó.

Aseveró que en materia de seguridad pública, “cada quien tiene que asumir la responsabilidad que le corresponde; tanto las autoridades estatales, como las municipales deben cumplir plenamente su obligación de brindar protección a sus comunidades”.

El Presidente de Mexico señaló que la política de seguridad puesta en marcha en su Administración basada en la coordinación, la corresponsabilidad, el uso intensivo de sistemas de inteligencia y el fortalecimiento institucional, ha funcionado.

“En los primeros tres años de esta Administración, los principales indicadores de delitos del fuero común disminuyeron en al menos 20 por ciento”, dijo, y precisó que en algunas regiones de la geografía nacional esta disminución fue significativamente mayor, “porque también era aún mayor al promedio nacional el índice delictivo que esas entidades estaban enfrentado. Además, se ha logrado neutralizar, es decir, detener o abatir a 105 de los 122 criminales más peligrosos del país, para llevarlos ante la justicia”.

Mencionó que “no obstante estos resultados, hay que reconocerlo y es claro, 2016 ha presentado retos importantes en materia de seguridad. Por ello, para el Gobierno de la República la lucha contra la delincuencia y la violencia seguirá teniendo la más alta prioridad en los próximos dos años”.

En este sentido destacó que “si queremos atender la demanda de seguridad de las familias mexicanas es indispensable rediseñar el modelo policial del país y para ello se requiere, en primer lugar, contar con el marco jurídico adecuado”.

“En el México de 2016 no se puede combatir eficazmente a los grupos delictivos con herramientas legales e institucionales que a veces datan de los años ochenta o noventa. El sistema actual, en muchos de sus ámbitos y aspectos, resulta francamente obsoleto”, acotó.

Agregó que por ello, hace dos años envió al Congreso una iniciativa de Reforma para actualizar el modelo de Policías Locales sólidas, con criterios homologados para su profesionalización, equipamiento y actuación. “La operación del sistema policiaco no debe depender del partido que esté en el Gobierno, debe ser una política de Estado que esté por encima de las personas o de los liderazgos políticos de cada entidad”, dijo.

El Presidente Peña Nieto aseveró: “el Ejecutivo Federal reitera la urgencia de concretar esta Reforma para avanzar hacia un sistema policial que esté a la altura de los retos de nuestro tiempo”.

Asimismo, resaltó que “si el objetivo último es que las labores de seguridad recaigan en las instituciones policiales, necesitamos legislar para dar un marco de certidumbre a la actuación subsidiaria de las Fuerzas Armadas en este tipo de actividades, y para ello es preciso contar con una Ley de Seguridad Interior que regule la participación de nuestros efectivos militares”.

Reiteró su “plena disposición para trabajar con los Legisladores en el diseño de esta ley que dará certeza jurídica a nuestros soldados y marinos, tanto en su acción individual como en el plano institucional”.

El Primer Mandatario refirió que “en esta Administración hemos apoyado con firmeza el fortalecimiento de las capacidades institucionales de las corporaciones locales de seguridad. Así lo acredita la asignación de más de 49 mil millones de pesos en subsidios y aportaciones federales en los últimos cuatro años”.

Señaló que “con estos recursos se han renovado instalaciones, se han aportado vehículos, equipos, armamento y tecnologías de comunicación. Además, se ha capacitado a más de 500 mil elementos de seguridad pública y de procuración de justicia, así como a 34 mil mandos policiales”.

“Se trata de una tarea que debe ser permanente, porque la exigencia social de poder confiar en sus policías así lo demanda”, expuso.

Hoy, destacó, “damos un paso adicional importante para garantizar que estos fondos se manejen con absoluta probidad y eficacia: la Secretaría de Gobernación pondrá en servicio un nuevo portal de transparencia. Con él, la sociedad podrá conocer el monto y el destino de las aportaciones y subsidios en cada entidad federativa, lo que fortalecerá la rendición de cuentas”. (Presidencia)