viernes, 29 de julio de 2016

09:16:00
GINEBRA / MOSCÚ / ALEPO, 29 de julio.- Las facciones rebeldes que tienen presencia en Alepo, en el norte de Siria, impiden a los civiles utilizar los corredores humanitarios abiertos el jueves por las autoridades. Y este viernes la ONU le pidió a Moscú que deje en sus manos la gestión de los corredores humanitarios hacia la ciudad siria de Alepo. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo que considerará la solicitud.

Ayer el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigu, había comunicado a los medios locales: “De acuerdo a las órdenes del presidente de la Federación de Rusia (Vladimir Putin), hoy se pone en marcha una operación humanitaria de envergadura conjunta con el Gobierno sirio para prestar ayuda a la población civil de la ciudad de Alepo“.

Este viernes (29.7.2016), la Organización de las Naciones Unidas pidió a Rusia que deje en manos de sus expertos la gestión de los corredores humanitarios hacia la asediada ciudad de Alepo, ubicada en el norte de Siria. Cuando se trata de la ayuda humanitaria para los lugareños, los especialistas de la ONU son, por su experiencia, los más idóneos para hacerse cargo, dijo el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, ante la prensa en Ginebra.

Rusia anunció ayer el inicio de una “operación humanitaria de envergadura” en la ciudad siria de Alepo, que implica el uso de las fuerzas armadas rusas para la apertura de cuatro corredores seguros que permitirán a la población y a los guerrilleros de la oposición moderada abandonar la urbe. (EFE / Foto AFP)

Aunque Moscú había anunciado el jueves (28.7.2016) la creación de cuatro corredores humanitarios para los refugiados en Alepo. De Mistura afirmó que, en principio, esa moción era bienvenida. Sin embargo, matizó que es necesario asegurarse de que sean efectivamente protegidos y que no sean atacados desde el aire o la tierra. El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, señaló que las personas que abandonen Alepo a través de los corredores recibirán víveres y asistencia médica.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo este viernes (29.7.2016) que "estudiaría cuidadosamente y consideraría" la solicitud del enviado especial de la ONU. Así lo hizo saber el embajador de Rusia ante las Naciones Unidas, Alexei Borodavkin. Este es un asunto delicado: según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, pese a la operación humanitaria anunciada por Damasco y su aliado ruso, fuerzas del Gobierno sirio atacaron -desde el aire y con artillería- un sector de Alepo controlado por rebeldes en la noche del 28 de julio.

Los corredores

El OSDH, una ONG alineada con la oposición siria, detalló que ayer pudieron salir solo 12 civiles mientras que ninguno ha podido hacerlo hoy y permanecen en una ciudad en la que la comida y otros productos esenciales escasean.

"Los combatientes rebeldes han cerrado todas las salidas del este de Alepo", afirmó el director de la ONG, Rami Abderrahman, quien vive en Londres aunque dispone de una red de activistas sobre el terreno.

El Ejército sirio, que con la ayuda de la aviación rusa logró cercar los distritos del este de Alepo controlados por los rebeldes, anunció ayer la apertura de corredores humanitarios para los civiles junto con una amnistía general para los rebeldes que quieran deponer las armas.

Varias organizaciones humanitarias con presencia en Siria advirtieron ayer a las autoridades que los tres corredores abiertos eran insuficientes y que debían respetar a los civiles que quisieran abandonar Alepo, la segunda ciudad más importante del país.

Hoy, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) celebró la apertura de los corredores humanitarios al tiempo que reiteró su pedido a las autoridades para que garanticen la seguridad de los civiles, independientemente de si se marchan de la localidad o no.

"Cualquier iniciativa que pueda ofrecer a los civiles de forma exitosa un respiro de la violencia continua e indiscriminada y que les permita salir voluntariamente hacia áreas más seguras debería ser bienvenida", dijo el director regional de las operaciones del CICR en Medio Oriente y Oriente Próximo, Robert Mardini, en un comunicado.

Sin embargo, advirtió, los corredores humanitarios necesitan ser planeados "bien y cuidadosamente" y ser aplicados con el consentimiento de todas las partes del conflicto.

En tanto, en otras zonas de siria como Manbech, al noroeste de la provincia de Alepo, donde el grupo extremista Estado Islámico (EI) tiene una fuerte presencia, continuaron los combates.

Al menos 24 personas han sido asesinadas por el EI en las últimas 24 horas en Al Buir, en las cercanías de la frontera turca, informó el OSDH, que detalló que los combatientes del grupo extremista irrumpieron, asesinaron y se hicieron con el control de ese pequeño pueblo ubicado a 10 kilómetros de Manbech.

El EI, hostigado por la coalición kurdo árabe Fuerzas de Siria Democrática (FSD) en Manbech, ha lanzado una contraofensiva en áreas al norte de esta población y ha logrado tomar el control de varias localidades, como Al Buir, Qart, Al Yamusia y Qatuiran.

En esa misma zona, la coalición internacional encabezada por Estados Unidos ha estado llevando a cabo bombardeos aéreos que apuntan a destruir al grupo extremista aunque suelen ocasionar bajas entre los civiles, según reconoció hoy el Comando Central de EEUU.

"Podemos confirmar que la coalición ha llevado a cabo bombardeos aéreos en esa área durante las últimas 24 horas", apuntó el Comando Central en un comunicado en el que precisó que esos bombardeos "pueden haber ocasionado bajas civiles" y anunció el inicio de una investigación.

El miércoles, Estados Unidos ya anunció el inicio de una investigación por un bombardeo ocurrido en el poblado de Tokkhar, en la misma zona de Manbij, el pasado 19 de julio, en el que entre 10 y 15 civiles murieron.

Sin embargo, el OSDH elevó esa cifra a al menos 56 fallecidos, 11 de ellos menores.

Decenas de grupos rebeldes y yihadistas combaten en Siria desde hace más de cinco años, luego de la guerra civil surgida en el país al calor de la primavera árabe.

Hoy, el Frente de la Conquista del Levante -que hasta ayer se llamaba Al Nusra y respondía a Al Qaeda- llamó a todas esas facciones a combatir juntas.

"Descartamos las disensiones y las disputas, e invitamos a la unión de la palabra y a la coalición, la "umma" (nación islámica) debe unirse, y especialmente los muyahidines (guerreros santos), bajo una bandera única", sostienen en su primer comunicado.

Ayer, el líder del Frente al Nusra, Abu Mohamed al Yulani, anunció en un discurso la ruptura de su grupo con la organización Al Qaeda y su transformación en el Frente de la Conquista del Levante, en referencia a Siria.

A diferencia del grupo rival Estado Islámico (EI), que actúa por su cuenta, el Frente al Nusra ha optado desde su aparición en 2012 por aliarse con otras facciones sirias como el Movimiento Islámico de los Libres de Sham para combatir al gobierno del presidente Bashar al Assad. (EFE / terra / télam)