viernes, 29 de julio de 2016

23:20:00
PARÍS, Francia, 29 de julio.- El imán (imam) de Saint-Etienne-du-Rouvray niega la sepultura en el cementerio de la ciudad a Adel Kermiche, uno de los asesinos del Padre Hamel, revela ekl sitio Le Parisien. El imam de la mezquita de esa ciudad, Mohammed Karabila, , dijo que no mancharán al islam con esa persona; no participarán ni en el baño mortuorio ni en la sepultura.

Los dos militantes del Estado Islámico (Daesh, ISIS) degollaron al cura Jacques Hamel, de 84 años, y dejaron gravemente herida a una mujer de 86. El criminal Adel Kermiche, un joven de 19 años originario del mismo departamento donde se produjo el atentado, estaba en libertad bajo control judicial después de haber sido imputado en dos ocasiones en 2015 por intentar ir a Siria para integrarse en grupos yihadistas.

Los dos asesinos del P. Jacques Hamel jurando lealtad al grupo terrorista Estado Islámico. Captura pantalla del video de Amaq. (aciprensa)

Kermiche estuvo encarcelado tras su segunda tentativa, cuando fue detenido en Turquía en mayo del pasado año y devuelto a Francia, pero hace unos meses un juez decidió que podía salir en libertad bajo control judicial con una pulsera electrónica para supervisar sus movimientos.

En concreto, no podía viajar fuera de su departamento de Sena Marítima con capital en Ruán, sólo podía salir de la casa de sus padres por las mañanas de lunes a viernes y por las tardes los fines de semana y tenía que fichar en comisaría todas las semanas. Kermiche fue identificado por sus huellas digitales.

A menos de dos semanas del atentado en Niza, dos hombres entraron en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray mientras se celebraba la misa matinal reteniendo a cinco personas. Los asaltantes hicieron arrodillarse al religioso y lo degollaron. También dejaron gravemente herida a una anciana que se encuentra fuera de peligro. Los dos hombres fueron abatidos por la policía cuando abandonaban el lugar, dijo el portavoz del Ministerio del Interior Pierre-Henry Brandet.

Los atacantes llevaban consigo bombas falsas, cuchillos y una pistola, informó la fiscalía. Al salir de la iglesia gritaron “Alá es grande”, dijo esta noche el fiscal parisino François Molins. Uno de ellos portaba un arma.

Un atacante tenía sobre el abdomen una bomba falsa envuelta en papel de aluminio y tres cuchillos. Su cómplice tenía un reloj de pared envuelto en papel de aluminio en la mano y en su mochila la policía halló otro falso artefacto explosivo. (Repubblica / La Vanguardia)