viernes, 17 de junio de 2016

02:46:00
ORLANDO, Florida, 17 de junio.- El Estado Islámico está enviando más terroristas fuera de Oriente Medio para que cometan más atentados como los de París, en noviembre, y Bruselas, en marzo. Y, al mismo tiempo, confía en que haya más musulmanes radicalizados a través de Internet que lleven a cabo acciones como la de California, en la que murieron asesinadas 12 personas en un centro para disminuidos psíquicos, y Orlando, el domingo pasado.

Ése es el dictamen del director de la CIA, John Brennan, que ha comparecido en el Comité de Inteligencia del Senado de ese país. Brennan, que dirige la mayor agencia de espionaje del mundo, ha declarado que las pérdidas territoriales del IS (Estado Islámico en sus siglas en inglés) en Siria e Irak y sus crecientes problemas económicos lo convierten en una amenaza todavía mayor para Occidente.

El director de la CIA, John Brennan, testifica en el Capitolio en Washington, el jueves 16 de junio ante el Comité de Inteligencia del Senado.(AP)

"Para compensar sus pérdidas, el IS probablemente va a usar más tácticas guerrilleras, incluyendo acciones fuera del territorio que controla", ha declarado Brennan al comienzo de su intervención. De hecho, es una estrategia que ya ha comenzado. "Consideramos que el IS está entrenando y tratando de desplegar elementos para llevar a cabo más ataques", insistió Brennan, que recordó que la organización que dirige Abu Bakr Al-Bagdadi"tiene un gran número de combatientes occidentales que tienen el potencial de actuar como fuerzas de ataque" en Europa, EEUU y otros países, como Australia o Canadá.

El director de la CIA también ha recomendado cautela a la hora de cantar victoria incluso sobre el terreno. Porque, si bien el IS ha perdido en Siria e Irak entre el 31% y el 44% de sus efectivos -con lo que ahora cuenta con entre 18.000 y 22.000 terroristas-, ha logrado compensar parcialmente esa caída en sus militantes gracias a su expansión en el Este de Libia, donde cuenta con entre 5.000 y 8.000 militantes.

El grupo de Al Bagdadi también ha reforzado su presencia en Asia Central y en áreas de Afganistán que hasta ahora estaban controladas por los talibán, un grupo que es mucho menos violento y que carece, además, de una agenda política global.

El IS también está empleando activamente redes sociales como Twitter, Tumblr (propiedad de Yahoo) y la rusa Instagram para captar militantes. En una inusual descripción de la actividad de espionaje electrónico de la CIA, el director de esa organización explicó que EEUU está centrando sus operaciones en las empresas que proveen la infraestructura técnica de Internet, como operadores de redes fibra óptica.

No parece, sin embargo, que sea una tarea fácil. Ayer se hizo público que el asesino de Orlando, Omar Mateen, había colgado en la red social Facebook -la más grande del mundo con diferencia, pero también, al menos en teoría, la más controlada, tanto por la propia empresa como por los servicios de seguridad- una serie de mensajes defendiendo al IS y atacando a Estados Unidos y a otros países. Mateen murió el domingo de madrugada en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad tras asesinar a 49 personas en la discoteca de la ciudad de Orlando 'Pulse', cuyo público es mayoritariamente homosexual.

La matanza de 'Pulse' ha provocado una tremenda tormenta política en EEUU. Barack Obama y su vicepresidente, Joe Biden, viajaron ayer a Orlando a dar el pésame a las familias, justo mientras varios legisladores del Partido Republicano lanzaban una iniciativa en el Congreso que, de prosperar, impediría en la práctica que EEUU pudiera acoger a refugiados de ningún país.

Paradójicamente, los mismos republicanos bloquearon ayer un intento a la desesperada del Partido Demócrata para prohibir que las personas sospechosas de terrorismo compren rifles de repetición como el empleado por Mateen en su matanza. Porque el terrorista-que, según Brennan, se había radicalizado él solo a través, probablemente, de Internet-ya había sido investigado en dos ocasiones por el FBI, tanto por sus actividades como por su amistad con Moner Mohamad abu-Salha, el primer estadounidense que cometió un atentado suicida en Siria, y había tenido un divorcio en el que fue acusado de violencia física por su primera esposa.

A pesar de ello, Mateen fue capaz de comprar un rifle de asalto en compañía de su actual mujer, Noor Salman, sin ningún problema, hace dos semanas. Y otros que estén en su misma situación podrán seguir haciéndolo. El bloqueo republicano fue tal que incluso tumbó una propuesta para hacer que los sospechosos de terrorismo tengan que esperar 3 días antes de comprar un arma de esas características, para así dar tiempo a examinar su historial delictivo. (Pablo Pardo / El Mundo)