viernes, 17 de junio de 2016

01:41:00
ORLANDO, Florida, 17 de junio.- Este es el momento conmovedor en que un superviviente de la matanza de la discoteca "Pulse" de Orlando se reunió con el agente de policía que lo salvó.

Ángel Colón, de 26 años, recibió tres disparos en la pierna y sus huesos se hicieron añicos cuando desesperados asistentes al club le atropellaron en su intento de huir.

A continuación, Omar Mateen le disparó dos veces más, en la mano y en la cadera, pues el homófobo disparó repetidamente a los heridos 'para asegurarse de que estaban muertos."

Horas más tarde, mientras era arrastrado a sitio seguro por un oficial de policía, se cortó por los fragmentos de vidrio roto en el suelo.

"Mi nombre es Oficial Omar Delgado," le dijo. "Soy uno de los que te ayudaron a salir del peligro. Necesito un abrazo grande de ti, hombre.", le dijo el agente a Ángel Colón. (Más fotos en Facebook)

Ese oficial, Omar Delgado, del Departamento de Policía de Eatonville, visitó a Colón en el hospital el jueves. La pareja compartió un abrazo emocionado cuando Delgado le dijo: "Estoy muy contento de que estés vivo".

Fue la primera vez que la pareja se había visto desde la noche del tiroteo, que dejó 49 personas muertas a manos de un pistolero solitario.

La pareja se ve sonriendo el uno al otro tan pronto como Delgado camina en la habitación de colon en el Centro Médico Regional de Orlando y se presenta.

"Mi nombre es Oficial Omar Delgado," le dijo. "Soy uno de los que te ayudaron a salir del peligro. Necesito un abrazo grande de ti, hombre."

El martes, Colón contó su historia desgarradora de supervivencia en una conferencia de prensa.

Reveló que yacía herido en el suelo de la discoteca "Pulse", con el hombre armado que seguía disparando contra los que le rodean y pensó: "Yo sigo, estoy muerto."

El hombre de 26 años describió cómo su noche de diversión con los amigos se convirtió en una noche de horror insondable cuando el hombre armado entró y comenzó a disparar.

"Lo estábamos pasando muy bien. Todos estábamos allí sólo tomando una copa ", dijo.

'Fue poco después de las dos de la mañana. Nos estábamos despidiendo. Estaba abrazando a todo el mundo. Fue una gran noche. No drama, sólo sonrisas, solo risas."

Hasta que Omar Mateen, de 29 años, empuñando un Sig Sauer MCX (no un AR-15 como se había dicho) y una pistola, entró e inició la balacera en el club -dándole a Colón, quien cayó al suelo.

"Traté de volver a levantarme, pero todo el mundo empezó a correr. Quedé atrapado y ​se me destrozaron los huesos de la pierna izquierda", dijo.

'Todo lo que podía hacer era quedarme tendido ahí abajo, mientras que todo el mundo corría encima de mí tratando de llegar a la salida", dijo Colón con la voz entrecortada.

"Y todo lo que podía oír eran los tiros uno detrás de otro, y gente gritando, gente gritando por ayuda." (Daily Mail / Univision)