miércoles, 28 de marzo de 2018

18:22:00
WASHINGTON, 28 de marzo de 2018.- Mientras el presidente Donald Trump celebra con entusiasmo la reunión entre el líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente chino, Xi Jinping , el encuentro envía un mensaje al mandatario antes de que se lleve a cabo la reunión entre Estados Unidos y Corea del Norte, que la Casa Blanca prevé para antes de mayo: China vuelve a estar nuevamente del lado de Corea del Norte - si bien siempre fue su mejor aliado, recientemente el gigante chino se abstuvo de detener algunas de las sanciones contra el régimen por el desarrollo de armas nucleares.

Trump, escribió hoy que cree que hay “buenas posibilidades” de que el líder norcoreano “haga lo que es correcto para su pueblo y para la humanidad” y avance hacia la paz, no lo ve del mismo modo. En un par de tuits matutinos, Trump dice que recibió un mensaje del presidente chino Xi Jinping de que una reunión que Xi tuvo con Kim esta semana “fue muy bien” y que el líder norcoreano “espera” reunirse con el presidente estadounidense. La Casa Blanca ha dicho que Trump planea reunirse con Kim antes de mayo en medio de las tensiones nucleares entre las dos naciones.

Kim Jong-un y su esposa Ri Sol-ju y Xi Jinping con su esposa Peng Liyuan. (Reuters)

(Reuters)

Trump aceptó conversaciones históricas después de que funcionarios surcoreanos informaron que Kim estaba comprometido a librar a la Península de Corea de las armas nucleares y que estaba dispuesto a suspender las pruebas nucleares y de misiles.

Mientras tanto, Trump dice: “desafortunadamente, las sanciones y presiones máximas deben mantenerse a toda costa”. La Administración Trump ha impuesto sanciones avaladas por la ONU para castigar el comercio con Corea del Norte.

(Reuters)

(Reuters)

(Reuters)

“Durante años y a través de muchas administraciones, todos dijeron que la paz y la desnuclearización de la Península de Corea no eran siquiera una pequeña posibilidad”, tuiteó Trump el miércoles. “Ahora hay muchas posibilidades de que Kim Jong Un haga lo correcto para su pueblo y para la humanidad. ¡Esperamos nuestra reunión!”.

El líder norcoreano y su esposa recibieron una cálida bienvenida en su primer viaje al exterior desde que Kim llegó al poder en 2011. Kim mantuvo conversaciones con el presidente Xi Jinping además de reunirse con una serie de funcionarios. Xi le dijo a Kim que China ha tomado la “decisión estratégica” de mantener vínculos de amistad con Corea del Norte y que éstos se mantendrían “sin cambios independientemente de las circunstancias”.

El viaje sorpresivo y en extremo confidencial de cuatro días pone fin a un período de gélidas relaciones entre los antiguos aliados como consecuencia de que China respaldó las crecientes sanciones contra Corea del Norte en relación con sus programas nuclear y de misiles. Xi evitó reunirse con Kim durante sus primeros cinco años de gobierno.

(Reuters)

(Reuters)
Si bien la Casa Blanca ha dicho que la cumbre Kim-Xi demostró que su campaña de presión funcionaba, mantener relaciones más estrechas con China ayudaría a Corea del Norte a socavar las sanciones y elevar aún más el coste de cualquier acción militar de EE.UU.

“La Casa Blanca de Trump debe estar muy preocupada”, aseguró hoy a la agencia Bloomberg John Park, director del Grupo de Trabajo sobre Corea de la Facultad Kennedy de Harvard. “Si bien la posición oficial de la Casa Blanca es que ha sido la fuerte presión lo que ha llevado a una nueva cumbre diplomática, la realidad es que hay un desplazamiento: de la concentración de una presión máxima a una enorme válvula de escape”.

(Reuters)

Los medios oficiales de Corea del Norte no mencionaron la desnuclearización ni la reunión planeada entre Kim y Trump, y se concentraron en la gran recepción que se brindó a Kim en Pekín. Los medios chinos dijeron que Kim estaba dispuesto a reunirse con Trump y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, y agregaron que Kim podría renunciar a sus armas nucleares si ambos países tomasen “medidas graduales y sincronizadas para lograr la paz”.

Es ahí donde se corre el riesgo de un fracaso de las conversaciones. Trump destituyó la semana pasada al asesor de seguridad nacional H.R. McMaster y lo reemplazó por John Bolton, un ex enviado a las Naciones Unidas que el mes pasado escribió un artículo titulado: “El caso legal para atacar a Corea del Norte primero”. El antiguo embajador ante la ONU durante el mandato de George W. Bush, defendió que la mejor manera de evitar que Irán tuviera el arma nuclear era bombardear el país. Y lo que vale para Irán vale para el régimen norcoreano. (La Vanguardia)

0 comentarios: